Temps  una hora 49 minuts

Coordenades 864

Data de pujada 3 / de novembre / 2017

Data de realització de novembre 2017

  • valoració

     
  • informació

     
  • Fàcil de seguir

     
  • Entorn

     
-
-
1.130 m
736 m
0
1,7
3,5
6,95 km

Vista 999 vegades, descarregada 65 vegades

a prop de Pruna, Andalucía (España)

OBJETIVO:
- Cumbre: Terril o Cerro del Monigote
  Altitud: 1.128 m.
  Vértice Geodésico: Terril
  Techo: Sevilla

ITINERARIO:
Mirador Puerto de la Ventana - Terril o Cerro del Monigote - Mirador Puerto de la Ventana.

TIEMPO ESTIMADO:
- Ascenso:   01:00
- Descenso: 00:45

DESCRIPCIÓN:

NOTAS:

OTRAS RUTAS:
- Almería: El Chullo

- Cádiz: El Torreón

- Córdoba: La Tiñosa

- Granada: Pico Mulhacén

- Huelva: Los Bonales

- Jaén: Pico Mágina

- Málaga: La Maroma
panoràmica

Mirador

Se encuentra en el Puerto de la Ventana, punto singular de la Sierra Sur de Sevilla, cuyo nombre popular hace mención a las corrientes de viento que circulan por él, y punto intermedio del trazado de la antigua vereda de Pruna a Villanueva de San Juan que atravesaba estas sierras.
A la derecha, en paralelo a la carretera, discurren los cerros de la Sierra del Tablón, en la que se encuentra el punto más alto de la provincia de Sevilla: el Cerro del Monigote.
Al fondo a la derecha, Sierra del Peñón: formación rocosa en cuya unión con la Sierra del Tablón se conforma un collado llamado Puerto del Zamorano.
Al frente, la Sierra de la Rabitilla: conjunto de cerros alineados de perfil creciente que confluyen en el Peñón y que suponen la separación entre la cuenta del Guadalete y la del Guadalquivir.
Si sube a cualquiera de ellas por los senderos y veredas que llevan hasta sus cumbres podrá observar territorios de las provincias de Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada. Además, desde la cumbre del Cerro del Monigote podrá distinguir muchas de las sierras andaluzas colindantes: Sierra de Esparteros, Sierra de Grazalema, Serranía de Ronda, Sierras del Arco Calizo Central de Málaga, Sierra de Loja, Sierras de Tejera y Almijaras y las cumbres de Sierra Nevada.
Por tanto, el paseo a cualquiera de estas tres sierras le permitirá realizar actividades deportivas en pleno monte bajo mediterráneo a la vez que disfruta del espectáculo visual perceptible de su entorno.
En este complejo serrano en el que se encuentra podrá poner a prueba sus sentidos. Entre la vegetación mediterránea de monte bajo, especialmente variada en herbáceas y arbustos con la presencia de algunos árboles, podrá distinguir olores, colores e incluso sabores propios de este paisaje.
En función de cada época del año, podrá ver un mosaico de colores variados y cambiantes respecto a los de otra época. En el otoño podrá disfrutar de los tonos amarillentos y marrones que van tomando la mayoría de arbustos entre los que destacarán los frutos tojos de los madroños; en invierno el manto verde adquiere toda su intensidad; en primavera el festival de colores de lirios y orquídeas silvestres se ve acompañado por la flor blanca de los majoletos y las amarillas de aulagas; y en verano los verdes de fondo se suavizan y entre ellos aparecen toques amarillentos de la manzanilla y azules violáceos de las endrinas madurando.
También podrá disfrutar de los olores de muchas de estas especies. Mientras pasea por estas sierras, especialmente en verano cuando el calor aprieta y queda menos agua en el subsuelo, los aromas de tomillos, romeros, oréganos y manzanilla, le llegarán con intensidad. En primavera los olores de las flores de jaras, orquídeas e hinojos le agradarán en su paseo.
Los cielos de estos paisajes son cruzados por diversos tipos de aves, desde las majestuosas de gran porte hasta minúsculos aviadores. La única forma de tener una aproximación a sus vistas de pájaro, es subir a las cumbres de estas sierras.
Entre las aves de gran porte de la zona destacan dos majestuosas: las águilas cazadoras y los búhos reales. Durante el día podrá observar en el cielo planeando mientras otea la superficie algún águila calzada en busca de alguna pieza de caza. Si espera hasta el atardecer, le sorprenderán los vuelos suaves del búho común y sobre todo el vuelo del búho real.
Las pequeñas aves de este entorno llenan de colorido y de sonidos este paisaje. Pequeños pajarillos que, sobre todo al amanecer y al atardecer, alternan revoloteos raudos entre árboles con alegres trinos.
En estas sierras podrá contemplar tanto los colores sobrios de la abubilla o la collalba negra, como el festival de colores llamativos desplegados en cuerpos, alas o cabezas de picapinos, petirrojos, colirrojos tizones o abejarucos.
Si prefiere disfrutar de sus sonidos, podrá elegir entre los complejos cantos del ruiseñor, los avisos del mochuelo al ocaso o los alegres cantos de jilgueros y verderones.
El complejo serrano de las Tres Sierras también es un lugar interesante por sus curiosidades, leyendas y anécdotas que lo hacen singular.
En la Sierra del Tablón se pueden vivir dos experiencias a nivel visual. En noches claras, desde su cumbre se pueden divisar las luces de Sevilla. Cuenta la leyenda que antiguamente las gentes del lugar subían y veían «platear» el Guadalquivir. Por otro lado, en la época de nieblas mañaneras del otoño, aquellos que suban al amanecer a las cumbres tendrán el placer de contemplar una de las más bellas estampas de la zona, un mar de niebla y nubes sobre el que se pueden ver los picos mas cercanos emergiendo.
También tienen estas sierras sus leyendas de personajes históricos. Dada su ubicación al inicio de las cordilleras betitas y cerca de la serranía de Ronda, debió ser lugar de paso y actuación de bandoleros en el siglo XIX. Cuenta la leyenda que Francisco Ríos «El Pernales», bandolero nacido en Estepa utilizó estas sierras como refugio en alguna ocasión.
En el caso de la Sierra del Peñón, cuenta la leyenda oral de la zona que se trata de un volcán apagado desde hace siglos, probablemente más por el parecido formal que por evidencias científicas. Sea como fuese, siempre es interesante iniciar su ascenso observando las curiosas formas que el tiempo ha conformado en sus piedras calizas o buscando la fuente natural que hay en su cumbre.
aparcament

Aparcamiento

Intersecció

Derecha

Collada

Collado

Altitud: 841 m.
Waypoint

Estructura metálica

cim

Terril o Cerro del Monigote

Altitud: 1128 m.
Vértice Geodésico: Terril
Techo: Sevilla
panoràmica

Mirador

Este promontorio rocoso se escinde de las estribaciones iniciales de la sierra del Tablón y domina desde la altura una amplia zona de serranía delimitada por sierras perimetrales.
Por tanto, por su elevada ubicación respecto al entorno, desde aquí podrá divisar un panorama delimitado por diversas secuencias de sierras de las provincias de Sevilla y Cádiz. Al norte, el complejo serrano de las Tres Sierras: Tablón, Peñón y Rabitilla; al este, en primer término las sierras de Alcalá del Valle y en segundo las sierras de Ronda; al sur, la sierras de Gastor y Grazalema; y al oeste, serranías de la propia población.
Además de las sierras, hacia el sureste podrá observar las poblaciones de Pruna, Olvera, El Gastor y Zahara de la Sierra, así como sus fortificaciones medievales que formaban parte de la convulsa zona de «frontera» entre el mundo islámico y el cristiano que discurrió desde Algeciras hasta Jaén en los siglos XIII y XIV. Afinando mucho la vista, se puede descubrir en la última secuencia del horizonte la antigua ciudad romana de Ronda.
Si bien el paisaje es ya impresionante, durante los atardeceres, podrá contemplar la bonita estampa que conforma este paisaje bañado por rayos anaranjados del sol al ocaso.
Arquitectura religiosa

Ermita

Hasta esta ermita es traída la virgen Pura y Limpia Concepción en su romería el primer domingo de mayo. Aunque los orígenes de esta fiesta se pueden remontar al siglo XVII, es desde 1968 cuando se realiza en esta ermita construida con los donativos del pueblo. El cerro que corona la ermita así como en las dos hoyas situadas al este y oeste del mismo son ocupados por pruneños y foráneos para celebrar dicha romería, montando unas construcciones llamadas «chozos» en las que pasar el día de celebración hasta la hora de acompañar a la virgen de nuevo hasta su templo en Pruna. Por tanto, al valor paisajístico de este entorno también se le suman los valores antropológicos ligados a la celebración religiosa que aquí tiene lugar.
Dada la altura de este cerro, que no tiene ningún elemento de mayor altura en sus inmediaciones salvo al norte, y dada la distancia a los núcleos de población cercanos, le proporcionan un valor especial como observatorio del cielo nocturno. Es un lugar fantástico para observar con detenimiento el manto de estrellas en cualquier noche clara y mucho más para experimentar la sensación de cualquier lluvia de estrellas que tenga lugar.
Con las cualidades descritas de este singular sitio, cabe entender que además de lugar de culto y de observación paisajística, también haya sido y sea un lugar para el romance.

5 comentaris

  • queenalcor 12/01/2019

    La he hecho hoy y me ha ido genial, está bien señalizada, sendero cómodo excepto el principio que estaba muy resbaladizo por el fango ..aún había escarcha sobre las hierbas y piedras que hace la bajada al final mas difícil....animaros a hacerla, merece la pena

  • queenalcor 12/01/2019

    He fet aquesta ruta  veure detalls

    Bien señalizado y sendero cómodo

  • Foto de HFF

    HFF 07/02/2019

    Hola queenalcor,

    Gracias por comentar y valorar la actividad.

    Un saludo.

  • Foto de fjmenchen

    fjmenchen 17/04/2019

    He fet aquesta ruta  verificat  veure detalls

    Hemos realizado la Ruta, subida al Terril, muy bien, explicada y señalizado. Gracias.

  • Foto de HFF

    HFF 17/04/2019

    Hola fjmenchen,

    Gracias por seguir esta ruta.

    Un saludo.

Si vols, pots o aquesta ruta.