-
-
2.045 m
1.328 m
0
2,2
4,4
8,74 km

Vista 220 vegades, descarregada 12 vegades

a prop de Ogassa, Catalunya (España)

Nada especial a reseñar en lo referente al ascenso a la cima del Taga, tan solo remarcar que este recorrido no es aconsejable realizarlo en época invernal si la montaña esta cubierta de nieve, salvo si se domine la técnica específica que este medio requiere y se cuente con el equipo necesario. También indicar que los topónimos utilizados son los que figuran en el mapa Taga, de la editorial Alpina y que estos no coinciden siempre con los del Nomenclátor Oficial de Toponimia de Catalunya.
Inicio del recorrido desde el aparcamiento de Sant Martí d'Ogassa y subida a la portella homónima por el camino señalizado (círculos de pintura blanca con el punto central verde) que accede al mismo. En la portella, en condiciones meteorológicas normales, ya se tiene referencia visual del objetivo del día así que no debería de haber problemas para alcanzarlo.
De la cima, lo normal es bajar directamente al coll de Jou, también por camino señalizado y evidente, pero en esta ocasión se varía la propuesta y se alarga el descenso haciéndolo por el PR C-190, en sentido Nord-Oeste, hasta el pla de la Guilla .
Tampoco me extenderé mucho en explicaciones ya que se baja campo a través y sin camino evidente.
Del pla se desciende en flanqueo sin camino, por ladera totalmente despejada y libre de obstáculos, saltando de traza de vacas en traza de vacas hasta alcanzar una que conduce directamente a la font de les Llabines y el pla del Quarta, punto en el que se enlaza con el camino normal que baja al coll de Jou.
En lugar de bajar a este seguimos bajando campo a través por terreno abierto mirando de acortar el recorrido para conectar de nuevo con sendero señalizado (ralla de pintura amarilla, de Itinerannia) en el pla de Mitjavila. Por este sendero llegamos al serrat de la Puella, punto en el cual el camino se bifurca. Las señales conducen por el sendero nuevo, que de forma llana o sin perder altura toma orientación Nord-Este. Lo normal es seguir este sendero señalizado, pero en esta ocasión decidimos tomar la variante antigua. Esta toma el ramal que sale más a la derecha y que totalmente tapizado de hierba, y difuminado entre ella, pierde altura de forma decidida en sentido Este.
Comienza muy difuminado e incluso parece desaparecer pero según se va progresando la traza se va haciendo más evidente. Incluso aún es posible observar, de forma espaciada, antiguas señales de pintura amarilla. La traza más evidente, dejando de lado diversas alternativas que nos encontramos por el camino (hemos de caminar siempre en sentido Este), baja a encontrar la pista. Nosotros no acabamos de salir a ella ya que un sendero paralelo nos permite pasar por el Castell, el Molí, vadear el rec de la Font del Freixe y conectar de nuevo con camino conocido por el que retornar de nuevo al punto de inicio.

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.