-
-
2.158 m
1.446 m
0
5,7
11
23,0 km

Vista 32 vegades, descarregada 0 vegades

a prop de Nigüelas, Andalucía (España)

Dos en una. Se han unido tercera y cuarta etapas en una sola que se convierten así en la tercera etapa de las dieciseis que componen nuestro Sulayr.
Los todo terrenos nos han aupado por el Posteruelo hasta el Mirador de Nigüelas para dar inicio a esta etapa.
Hemos desandado toda la Rinconada que minutos antes habíamos hecho en vehículo. El acceso tradicional al Mirador está dañado en algunos tramos consecuencia de las últimas tormentas y, por qué no, por la desidia de algunos.
La mayor parte de la ruta discurre por pista. Así hemos sorteado el río Torrente que se precipita con gran verticalidad desde su origen para rodear la loma del Caballo.
La monotonía de la pista la suplimos con las vistas que bajo nuestros pies vamos descubriendo según avanzamos. Sierra del Manar con su Silleta del Padu, Padul, su turbera o laguna, Marchena, Dúrcal, Nigüelas, todo el Valle de Lecrín salpicado de encalados pueblos, sierra de los Guájares, Maroma, Lucero, Embalse de Béznar y Presa de Rules, Contraviesa, sierra de Gádor y, cómo no, el Mediteráneo con su parasol de brumas. Por encima quedan la Loma de los Tres Mojones, la figura del Caballo, cauces ríos Torrente y Lanjarón, Loma de Cáñar y Cerrillo Redondo.
El tramo final que nos conduce a las Casas de Tello está constituido por una corta pero bonita vereda que adquiere ya el sabor de las sendas alpujarreñas como bien comentaba alguien al toparse con ella. Observamos que la zona intenta redimirse de la devastación del incendio de hace unos años consecuencia de la estupidez humana.
Casas de Tello -antiguo vivero forestal hoy convertido en refugio vivac- es buen lugar para descansar a la sombra y reponer fuerzas.
Nos dejamos caer hacia el cercano cauce del río Lanjarón para comenzar a subir bordeando la Loma de Cáñar que alberga en sus alturas unas cimas bastante olvidadas de S. Nevada: Cerrillo Redondo y Tajo de los Machos. El cercano Pico de las Alegas ya estaría encuadrado en la loma cercana de la Matanza. Vamos buscando la pista que nos lleve a Puente Palo. Ya estamos inmersos en la segunda etapa del día, bastante calor y algo de cansancio en las piernas.
Desde el Mirador de Cáñar marchamos entre robles melojos que intentan mitigar el calor proyectando su sombra. A la altura de los Cortijos Haza Juan Manuel nos cruzamos con la Acequia Grande del Río Chico. Aquí vamos a introducir una variante en nuestro Sulayr al proseguir ya hasta nuestro final de etapa siguiendo contracorriente por el borde de la acequia. Acequia y sendero discurren paralelos. Son unos dos kilómetros muy agradecidos al estar repletos de arbolado, frescor y sombra.
Ya en Puente Palo toca refrescar los pies mientras esperamos nos recojan los vehículos de la mañana que nos devuelvan a Nigüelas para hablarle de tú a una cerveza bien fría. O dos.

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.