-
-
1.495 m
665 m
0
4,9
9,8
19,57 km

Vista 285 vegades, descarregada 7 vegades

a prop de Socorro, Santander (Republic of Colombia)

Esta caminada fue organizada por la Asociación Caminemos del Socorro, del departamento de Santander. El guía fue el señor Mario Carreño. El recorrido lo iniciamos en la población de Socorro, la cual está llena de historia relacionada con la Insurrección de Los Comuneros que ocurrió en el año 1.781. En su parque principal o parque de La Independencia está la estatua de la heroina Antonia Santos que fue ejecutada, en el año 1.819, en el sector nor-oriental del mismo, por crear unas guerrillas para apoyar a Simón Bolívar y varios lugares y construcciones importantes recuerdan el nombre de Manuela Beltrán, la mujer que el 16 de marzo de 1.781, rompió el edicto en donde se anunciaban nuevos impuesto por parte del rey. Para esta caminada salimos del sector sur de este parque (1.227 msnm), o sea de la calle 14 con carrera 15, casi al frente de las oficinas del Departamento de Policia Santander. Caminamos en descenso por la calle 14 hasta llegar al cruce de ésta con la carrera 19. En este lugar continuamos a la derecha por una calle pavimentada con concreto, la cual continúa como una carretera veredal pavimentada con concreto en su mayor parte, hasta llegar al puente sobre el río Sarabita o Suárez, denominado puente Comuneros. El descenso tiene una pendiente del 12% y a los 4.6 km de recorrido desde la salida estábamos en el puente que es para vehículos, a 673 msnm, o sea que habíamos descendido 1.108 metros. Al lado aguas arriba del puente actual se pueden observar las ruinas del puente colgante que existió en el lugar y que fue destruido por una creciente del río. En el pasado, allá por el año 1.850 no existía puente para cruzar el río Sarabita según lo escrito por Manuel Ancizar en su escrito: "La peregrinación del Alpha por las provincias del norte de la Nueva Granada en 1850-1851". Al respecto dice lo siguiente cuando narra su viaje entre Socorro y Simacota: " Mide el río Suárez en el paso para Simacota más de 100 varas de ancho, corriendo impetuoso y bramador por encima de los peñascos sembrados en su lecho. No hay puente; pero la industria nativa venció la dificultad, estableciendo como en otros pasos análogos, cierta maroma que llaman cabuya. Elígese en la margen un árbol robusto que al opuesto lado tenga otro que le corresponda, o en su defecto plantan gruesos horcones en la barranca, a 20 o más varas de altura sobre las aguas del río, rodeándolos de una plataforma cubierta por un ligero techo de paja; estos árboles o vigas derechas llevan el nombre de morones. De morón a morón, atravesando el río, tienden un grueso cable compuesto de 24 rejos o cuerdas de cuero retorcido, el cual, naturalmente, forma una curva, cuyo seno queda distante de la corriente ocho o diez varas, y constituye la línea de trayecto. Por encima del cable se ponen dos abrazaderas de madera recia, o garruchas cabalgando apoyadas en la rodaja. Del apéndice inferior de cada abrazadera bajan dos cuerdas que terminan sujetando con fuertes nudos ambas testeras, de una especie de camina compuesta de marco de palos fibrosos, a los cuales va cosido el cuadrado asiento de cuero; y a este aparato, que hace la figura de un canasto chato colgando, le llaman puerta. Amarran a las testeras de la puerta dos largas cabuyas o prolongaciones destinadas a tirar de la máquina para hacerla llegar de banda a banda del río, deslizando por el cable las abrazaderas o garruchas de donde cuelga la puerta, la cual, cuando rinde el viaje hasta cerca del morón, queda trabada y sujeta por un gancho, sin cuya precaución rodaría otra vez hasta el centro del río, pues, como llevo dicho, el cable forma un seno cuya mitad ofrece rápido descenso, y la otra mitad una subida resbaladiza. Dentro de la puerta pueden colocarse cuatro pasajeros sentados, dándose la espalda y con las piernas al aire hacia afuera, guardando equilibrio, o bien un pasajero con dos petacas de equipaje y sus arreos de montar. Lista y asegurada la carga, los cabuyeros de acá avisan a los de allá con un silbido: zafan el gancho que contiene la puerta, y ésta por su propio peso arranca velozmente para abajo y llega en breve a lo hondo de la curva que hace el cable, en cuyo momento los cabuyeros de allá empiezan a tirar de la prolongación para llevar cuesta arriba la puerta hasta hacerla atracar y anclar contra el morón, y allí descargan y desembarcan los pasajeros. Cuando es peón el que pasa, o un cicatero que quiere ahorrar el peaje, no pide puerta sino gancho. Esto del gancho es invención todavía más indígena que la puerta. Fígurémonos un garabato de guayabo, terminado por muescas o entalles en el extremo de cada brazo: de la muesca del brazo mayor penden cuatro aros de cuerda, largos, y otro corto destinado a trabarse en la muesca del brazo menor. El prójimo que pide gancho toma el que mejor le acomoda, trepa por el morón hasta alcanzar el cable, lo engancha con el garabato, cuyas puntas liga con el susodicho aro corto de cuerda, mete las piernas en dos de los aros largos y los brazos en los otros dos, de manera que queda colgando del cable, a guisa de araña, con la cabeza para la orilla fronteriza del río; encájase bien el sombrero, suelta las manos, y allá va cabeza abajo como cohete, oscilando sobre el abismo de rocas batidas por el turbulento río. Pero el impulso involuntario se le acaba pasada la mitad del cable, y entonces comienza una serie de maniobras grotescas con brazos y piernas para subir hasta el alto morón, lo que realizan brevemente los veteranos y no sin sudar gruesas gotas los reclutas y novicios. " Al pasar el puente se encuentra al comienzo de la carretera que va para el Hato y una casa en donde se dice que vivió Maria Antonia, la mujer que fue la inspiración para la composición de la canción del mismo nombre por parte del músico Jose Antonio Morales. Nosotros continuamos a la izquierda por una carretera veredal y a los 7.1 km de recorrido desde la salida, llegamos a un pequeño parque de la vereda Cincomil, que denominan "El Parque de los Alemanes", porque allí viven unas personas santandereanas de pelo amarillo y de facciones europeas. Continuamos nuestro recorrido y a los 8 km cruzamos el puente sobre la quebrada Las Vegas. Al completar 9 km de recorrido cruzamos el puente sobre la quebrada La Cincomil, denominada así porque en la época de la conquista española se dice que en un enfrentamiento de los indígenas guanes con las tropas españolas murieron unos 5.000 indígenas. A los 9.6 km de recorrido y después de consumir jugo de naranja, cuajada y envueltos de maíz en un casa cercana, abandonamos la carretera y empezamos a ascender por un camino que estuvo empedrado pero que ahora está deteriorado y lleno de fango por causa de la instalación de una tubería para llevar las aguas de la Cincomil hasta una planta de tratamiento de aguas en el Socorro. Este camino tiene una pendiente del 17% y va paralelo a la quebrada La Cincomil. En este tramo se pueden apreciar taludes rocosos de rocas sedimentarias compuestos de varias capas superpuestas. Al completar 12 km de recorrido llegamos a la carretera que une la población de El Hato con la población de Simacota. Continuamos a la izquierda por esta carretera veredal y a los 13.1 km de recorrido continuamos ascendiendo a la izquierda por un camino de fuerte pendiente, cerca del 17%, hasta llegar al punto más alto de la caminada a los 14.9 km de recorrido. Este sitio está a 1.494 msnm, o sea que desde el puente Comuneros habíamos ascendido 821 metros. Continuamos por carretera veredal en descenso y a los 15.2 km llegamos a una tienda en la vereda Santa Ana de Las Flores. Continuamos descendiendo y a los 15.5 km tomamos a la derecha un camino en descenso que nos conectó un poco más adelante con una carretera que va para Simacota. Continuamos por esta carretera hacia la izquierda y en descenso suave, a los 19.6 km de recorrido total, estábamos en el parque de la población de Simacota, a 1.088 metros sobre el nivel del mar. En 1965 nació en Simacota el ELN, un movimiento guerrillero que se dió a conocer con la Toma de la población, promulgando el Manifiesto de Simacota, que hoy es base de discusión en los acuerdos de paz con el gobierno de Colombia. Participamos en esta caminada 14 personas.
S440 - Socorro - Puente Comuneros - Simacota
S440 - Socorro - Puente Comuneros - Simacota
S440 - Socorro - Puente Comuneros - Simacota

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.