Temps  6 hores 40 minuts

Coordenades 1652

Data de pujada 9 / de gener / 2019

Data de realització de gener 2019

-
-
1.589 m
975 m
0
4,8
9,7
19,31 km

Vista 99 vegades, descarregada 8 vegades

a prop de Casas de Moya, Murcia (España)

La ruta que describimos es interesante, salvaje y dura, no sólo por la distancia y desnivel acumulado, sino porque el tramo que discurre por la arista de la Sierra de la Garra, entre Las Muelas y el Cerro de los Enebrales, es complicado. El suelo de lapiaz calizo es difícil de caminar y la vegetación rastrera nos despista una y otra vez. Es una ruta que hice en solitario, por eso recomiendo que no se haga de este modo, requiere un exquisito control del GPS y mucha fuerza de voluntad para superar las adversidades. La definiría como la ruta del silencio. Mejor hacerla acompañado.

El punto de partida se sitúa justo en el Km 12 de la carretera MU-702. Pronto el camino se divide y debemos entrar en el Arroyo del Puerto, que seguimos durante un tramo, para desviarnos en dirección al Collado de las Toscas, donde encontramos un cortafuegos por el que vamos avanzando hasta el Puntal de la Gorra. Bonita y cómoda subida que nos sitúa en las inmediaciones del Pico Pajarón, al que subimos con facilidad. Vistas impresionantes, en una cima de reducido tamaño, bastante aérea.

A partir de aquí comienzan las dificultades. Alcanzar el Cerro de los Monteses requiere superar un par de pasos expuestos, que haremos con prudencia y tranquilidad (evitando perder cota) y luego una pequeña trepada para lograr la cima. Creo necesario hacerlo porque las vistas son buenas y puedes continuar desde la cima sin retroceder.

La plataforma conocida como Las Muelas es muy atractiva. Un lugar donde suelen pastar animales, con buenas vistas y soleado. Punto idóneo para reponer fuerzas, pues el recorrido por la arista de la Sierra de la Garra a la busca del Cerro de los Enebrales resulta bastante precario. Ya digo, existe un camino, pero se pierde con facilidad y te debes guiar por intuición, no puedes estar pendiente del GPS, pues antes o después acabarás tropezando en el lapiaz y al suelo. Afortunadamente tras el Cerro de los Enebrales, el camino mejora y aunque aumenta de pendiente al penetrar en una rambla sin nombre, se trata de un bomboncito comparado con lo que llevamos sufrido.

Alcanzamos el Cortijo Pajarero de Arriba y entramos en la Rambla de las Buitreras, donde seguimos el camino que va atravesando la rambla hasta que se convierte en senda. No tiene ninguna complicación, solo requiere suficiente fondo físico. No puedes llegar agotado. El silencio se vuelve sorprendente y aunque he leído que ya no quedan buitres en la zona, no es de extrañar visitas esporádicas de buitres procedentes de las sierras granadinas. Cuando miraba estas impresionantes paredes y sus oquedades, pude ver lo que me pareció un buitre negro (o tal vez un milano de gran tamaño). Incorporo foto donde se ve al animal acercándose a la cueva. Bonito recorrido que nos remonta a épocas pasadas de gran esplendor, en lo que a fauna se refiere.

Según un artículo de José María Galiana, publicado en La Verdad, la década de los 70 fue terrible para los buitres, acosados por venenosos pesticidas y la hambruna, cuando hasta esa fecha contaban con una elevada población en España, tal como reconocía Rodríguez de la Fuente en 1971. En 1990 eran 8000 las parejas censadas, que afortunadamente se habían duplicado diez años después.

En nuestra Región vuelven a verse buitres leonados en Caravaca y Moratalla, gracias a la actuación del grupo ecologista Caralluma, que los ha conseguido atraer desde sierras de Granada y Jaén, a base de paciencia y habilitarles comederos. También el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre realiza una labor destacada. En octubre de 2018 puso en libertad un par de buitres jóvenes (uno de ellos negro), que habían recogido en estado de máxima desnutrición y agotamiento. Según cifras de este organismo, en la actualidad hay 204 parejas reproductoras, cuando en 2015 sólo había 123 en la Región.

Por último, resaltamos la presencia de enclaves funerarios rupestres del Neolítico oficial-Eneolítico en las cuevas del Calar de la Buitrera, conforme a trabajos realizados por la Escuela Politécnica de Cartagena, que también ha localizado pinturas de cruces en el techo de cavidades de color rojo y otras en negro, de tipología latina y cronología no prehistórica.
Entramos al arroyo y lo seguimos un tramo
Es el encuentro del cortafuegos por donde realizaremos la ascensión
Punto donde cambiamos de dirección en la subida
Plataforma donde pasta el ganado
Punto con buenas vistas sobre la plataforma de Las Muelas

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.