Temps en moviment  2 hores 3 minuts

Temps  3 hores 17 minuts

Coordenades 1357

Data de pujada 29 / de gener / 2020

Data de realització de gener 2020

  • Valoració

     
  • informació

     
  • Fàcil de seguir

     
  • Entorn

     
-
-
5 m
-6 m
0
2,4
4,8
9,6 km

Vista 2232 vegades, descarregada 73 vegades

a prop de La Llosa, Valencia (España)

Entre el 20 y el 22 de enero de 2020 la tormenta Gloria destrozó buena parte del litoral valenciano; los daños fueron debidos a una combinación de fuertes lluvias, vientos casi huracanados y olas de una altura sin parangón en los registros oficiales. El resultado fue la invasión del litoral por las aguas marinas, que en su camino arrastraron piedras y arena, destrozando calles y carreteras e invadiendo multitud de propiedades públicas y privadas. Una semana después de la finalización del temporal me preguntaba cómo estarían las cosas en el límite entre tierra y mar en las zonas en las que esta separación es menos marcada: los marjales. Así que decidí ir a comprobarlo en uno de los humedales más notables de nuestra costa: el marjal de Almenara.
La idea era comenzar en los Estanys de Almenara, una zona preciosa que ya recorrimos anteriormente, e intentar alcanzar desde aquí la zona de la Playa Casablanca por alguno de los caminos de tierra que cruzan el marjal por el sur de los Estanys, para luego recorrer el litoral marino hacia el norte (playa y paseo marítimo), para observar en directo los efectos del temporal y volver a los Estanys por el camino de Cabrera, en paralelo a la Sequia del Molí, que llega al mar en la Gola de La Llosa.
Pronto resultó aparente que la idea original sería difícilmente realizable. Ya desde los Estanys resultó claro que el aumento del nivel del agua no solo dejaba mucho barro en algunos sitios: en otros inundaba literalmente los caminos por los que debía transitar, sobre todo a partir del momento en que pasé La Tallola para entrar en el Camí dels Magraners, donde el agua cubría por completo el camino en varios cientos de metros. Los caminos de tierra marcados en los mapas de que dispongo parecían estar cubiertos de agua, por lo que decidí volver atrás y probar al norte de la carretera. El resultado fue el mismo, así que tras completar el recorrido en esa parte volví al coche para ir por la carretera hasta el Paseo Marítimo de la Playa Casablanca, en cuyo entorno realicé la segunda parte del recorrido, para después regresar al coche y finalizar ahí la grabación. Así pues, la ruta incluye una parte occidental, por los Estanys y su entorno, y una parte oriental, por el litoral. Ambas merecen una visita, que espero completar según el plan original en cuanto baje el nivel de las aguas o en la primavera, cuando aún no haya demasiada gente en los lugares a recorrer y los mosquitos aún permitan la visita.
Antes de entrar en la descripción pormenorizada de la ruta presentaremos algunos datos de posible interés.
El nombre de marjal, en género masculino en castellano (el marjal), se utiliza para designar un terreno bajo y pantanoso. En valenciano, en cambio, el género es femenino (la marjal), por lo que podrá encontrar ambos topónimos en los textos sin que se trate de un error ortográfico. Marjal es un nombre que los árabes daban a un sistema de riego utilizado para disminuir la insalubridad de las tierras bajas.
Los estanys son una parte muy importante de la marjal de Almenara. En ellos se encuentra la fuente de alimentación de agua dulce más importante: el Ullal de la Muntanyeta, visible muy cerca de la entrada del parque, y cuyas aguas (al igual que las de otros manantiales vecinos que vierten al mismo destino final) proceden de un acuífero de la Sierra de Espadán. La marjal se alimentaba hace años tanto de aportes de agua dulce como de las propias entradas de agua de mar desde la zona de la playa, pero el aporte marino desapareció casi por completo tras la construcción del Paseo Marítimo y las modificaciones de las playas de La Llosa y Casablanca, por lo que la marjal es actualmente un humedal de agua dulce, cuyas aguas drenan al mar a través de dos canales artificiales (el canal de Torreblanca, y el canal del Braç, que se une al anterior cerca de su salida al mar en la Gola de Casablanca). Las temperaturas elevadas y la baja pluviosidad han disminuido notablemente el nivel de las aguas en esta zona durante los últimos años, por lo que una situación como la encontrada hoy (con niveles muy altos del agua, donde las lagunas de los estanys palidecen en extensión al compararse con los campos habitualmente secos y hoy totalmente inundados y con una buena profundidad del agua en algunas zonas) es excepcional y hace todavía más interesante la visita en un momento así. Tal vez al empezar a hacer senderismo parece que lo más importante es seleccionar el lugar que quieres visitar; cuando llevas algún tiempo practicándolo pasas a darte cuente de que es muy importante valorar las condiciones en las que se hará la visita, porque el mismo lugar será muy diferente en distintas épocas y en algunas de ellas la visita parecerá maravillosa mientras en otras puede que parezca hasta vulgar. Hoy, en una situación única, este lugar alcanza el climax de belleza a que puede aspirar.
Y no es que la zona solo sea conocida de hace poco. Ha sido habitada desde muy antiguo, habiéndose encontrado restos que prueban su colonización desde el paleolítico (en la zona de Casablanca). pero también la existencia de actividad humana y comercial en épocas de griegos, iberos y romanos (precisamente en la Muntanyeta se han encontrado restos de una villa romana, habitada hasta la edad media, aunque buena parte de sus terrenos fueron utilizados en el siglo XIX para la construcción de la carretera de acceso a la Playa, sin tener en cuenta los posibles destrozos a estructuras de interés arqueológico, y las alteraciones producidas por otras intervenciones hasta bien entrado el siglo XX no han sido menores). El cultivo del arroz en esta zona se introdujo en el siglo XIII, aunque posteriormente se abandonó entre los siglos XV y XVIII, se supone que por el auge de la malaria. Los intentos de desecar la marjal comenzaron ya a principios del siglo XIX; a partir de ese momento el cultivo más importante en la zona fue de nuevo el del arroz, pero con el tiempo los problemas surgidos con los agricultores dieron lugar a su progresivo abandono, para establecerse otros tipos de cultivos (tomates, melones, cítricos,...) y progresar la desecación hasta quedar los estanys como únicos lugares inundados de modo permanente (el ciclo artificial del agua, ayudado por la utilización de bombas que expulsan el agua de la zona en los momentos apropiados para la agricultura, está bien establecido aquí, al igual que en la Albufera).
¡Qué diferencia con la situación de hoy!. El agua inunda grandes extensiones de terreno, donde miles y miles de pájaros han pasado a ser los dueños reales de un territorio al que casi solo se puede acceder, en muchos lugares, con barcas o vehículos anfibios.
Llegamos al aparcamiento de los Estanys, desde Valencia, por la A-7, tomando la salida de Almenara, para pasar a la N-340, y salir por la CV-2310 en dirección a los Estanys y la Playa Casablanca, dejando el coche en el aparcamiento de los Estanys, al lado de la Muntanyeta.
Comenzamos a andar en dirección a la entrada del recinto de los Estanys (bien señalizada, pero sin ninguna limitación de acceso, al igual que en las salidas por las que hemos pasado), y a pocos metros encontramos a nuestra derecha el Ullal de la Muntanyeta, frente al Estany gran. El sendero discurre aquí por un camino perfectamente adaptado, con un detalle importante: los árboles que lo bordean (hoy sin hojas, por lo que incluyo algunas fotos del verano pasado para mostrar su aspecto entonces) son moreras. Las vistas del estany son magníficas, pero aquí casi no se ven aves, aunque si se ve saltar ocasionalmente algún pez en el agua. Continuando por el sendero llegamos a un cruce de caminos, donde giraremos a la izquierda para seguir de frente hacia el Observatorio de la Taiola, una pobre construcción de maderas, desde donde es posible ver buena cantidad de aves en la distancia y a veces casi a nuestros pies (los avistamientos son más numerosos a primera y última hora del día).
Si seguimos el mapa de wikiloc, en la zona del observatorio está marcado un sendero que continuaría a través de la marjal hasta la playa. Ese sendero no existe, o está cubierto por las aguas de modo permanente, por lo que el observatorio es un punto donde hay que darse la vuelta. Así lo hacemos y volvemos hasta el sendero principal, donde giramos ahora hacia la izquierda para dirigirnos hacia una salida de los estanys, que nos permite acceder al camino de la Taiola, que algo más adelante se continúa con el camino dels Magraners, por el cual preveíamos llegar a la Playa Casablanca. Al inicio del camino hay una doble curva, pasada la cual vemos toda la longitud del camino, cubierta de agua; avanzamos unos metros para ver las condiciones reales del suelo, pero pronto vemos que la altura del agua supera la de nuestras botas, por lo que decidimos volver atrás y abandonar esta posibilidad de acceso. El camino está bien definido y seguramente no hay ningún problema de seguridad, por lo que llevando botas de agua altas seguramente se podrá pasar sin problemas.
Nosotros volvemos al camino del observatorio y desde ahí tomamos el camino que rodea los estanys por el este, con excelentes vistas tanto a los estanys como al resto de la marjal; aquí la vegetación es más espesa y en bastantes ocasiones percibimos el ajetreado aleteo de pájaros ocultos entre el cañar, que huyen al detectar nuestra presencia, aunque las bandadas de pájaros son escasas todavía.
Llegamos así a una salida directa a la carretera de la Playa. Hay una cadena y una señal de prohibido el paso en el suelo, pero nada que limite o impida el paso eficazmente. Cruzamos la carretera y seguimos por un camino situado al otro lado de la carretera, que debe ir hacia La Llosa. Los campos inundados ofrecen la estampa de grandes lagunas donde ahora se ven por todas partes grandes grupos de pájaros negros (ánades probablemente), con frecuentes avistamientos de garzas y alguna grulla. A medida que avanzamos por el camino, con algunas zonas encharcadas, pero que se pasan bien, el espectáculo de aves y paisaje adquiere un carácter grandioso. Si tengo que escoger un lugar como candidato al mejor de la ruta, es este. Un poco más adelante aparecen señales de coto de caza y una cadena que corta el paso por el camino (al lado hay una señal irregular de prohibido el paso a peatones, que asumo es ilegal porque el camino que sigo no puede ser cerrado por un particular; este camino es, además la conexión con el camino de Cabrera, por el que pensaba inicialmente dar la vuelta desde la Playa). Aquí veo montones de pájaros, pero unos cuantos metros más adelante el camino se inunda, por lo que decido usar el zoom para seguir haciendo fotos y renuncio a continuar el avance, volviendo a continuación hacia el origen del camino.
Antes de llegar a la carretera giro a la derecha en un camino en el que veo una construcción marcada como Ullal de Quartons. Detrás de ella hay una construcción de hormigón y piedra, que corresponde a un nido de ametralladoras de la época de la Guerra Civil. Luego me enteraré de que al otro lado de la colina donde estoy ahora existe otro nido de ametralladoras, excavado en la roca, por el que pasaré más tarde, al igual que por el aeródromo de La Llosa, situado a la izquierda de la carretera de la playa, a muy poca distancia. La marjal es todo lo que hemos dicho, pero además es el lugar donde se inicia la Línea XYZ, un entramado defensivo construido por el ejercito republicano para contener el avance de las tropas nacionales, y que se extendía hasta Santa Cruz de Moya; en la edificación vecina a la entrada de los estanys se ha instalado un centro de interpretación de la líneas XYZ, donde el interesado encontrará información adicional sobre este tema y sucesos que pasaron hace más de 80 años.
Hemos vuelto al aparcamiento y hay que decidir qué hacer ahora. Así que recogemos el coche, salimos a la carretera y hacemos el corto recorrido (menos de 2 km.) que nos separa del Paseo Marítimo de la Playa Casablanca. En ese trayecto hacemos cortas paradas para visitar, a pie, el nido de ametralladoras excavado en la roca y el aeródromo, aparcando después en la calle trasera del Paseo Maritimo. El trayecto realizado en coche es corto, pero hacerlo así evita hacer ida y vuelta por la carretera.
Subimos al Paseo y hacemos fotos de los efectos de temporal, que ha dejado el suelo totalmente cubierto de piedras y arena. Las casas situadas al lado del paseo están situadas a una altura inferior a la del Paseo, por lo que parece seguro que han debido ser inundadas por el mar durante el temporal, pero actualmente parecen totalmente limpias, por lo que asumo que los vecinos han trabajado mucho más rápido que los organismos oficiales en la recuperación de sus propiedades. Seguimos hacia el norte por la costa, en un sendero bien marcado y acondicionado, con algunas zonas embarradas, pero poco más, que continúa hacia la playa de La Llosa (SL-CV-157), por encima de la cual está la Playa de Chilches. Atravesamos la Gola de Casablanca, o de La Llosa, hasta llegar al final del camino acondicionado de El Serradell, donde damos la vuelta hacia el Camino de Cabrera, por donde pensaba hacer la vuelta hacia los Estanys inicialmente, para ir de nuevo a recoger el coche y finalizar la ruta.
En conjunto, una ruta muy bella de base pero potenciada por especiales circunstancias tras la tormenta Gloria. Cuando las aguas estén más bajas no debe haber ningún problema para pasar por los caminos dels Magraners y de Cabrera; hasta que eso ocurra la ruta realizada es una solución aplicable sin problemas, aunque también es posible utilizar carreteras más alejadas que no tienen el problema de las inundaciones actuales. Es una ruta fácil, sin desnivel apreciable, que requiere calzado apropiado y poco más (agua suficiente en verano, aunque hay varios lugares donde se pueden adquirir bebidas), por una zona de notable interés, por historia, flora, fauna y estética paisajística.
Foto

Inicio de la ruta en los Estanys.

Punt d'interès

Estanys

Punt d'interès

Manantial (Ullal de la Muntanyeta). Moreras (ahora y en verano).

Punt d'interès

Izquierda (hacia el observatorio de la Taiola).

Punt d'interès

Waypoint

Foto

Izquierda hacia la salida de los Estanys a la marjal

Punt d'interès

Waypoint

Punt d'interès

Izquierda

Foto

Foto

Foto

Foto

Punt d'interès

Salida a carretera de la Playa Casablanca

Foto

Foto

Punt d'interès

Waypoint

Punt d'interès

Waypoint

Foto

Ullal Quartons y nido de ametralladoras

Punt d'interès

Derecha

Punt d'interès

Nido de ametralladoras

Punt d'interès

Aeródromo

Punt d'interès

Paseo Marítimo en la Playa Casablanca

Foto

Foto

Punt d'interès

Gola de la Llosa o de Casablanca

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

Foto

10 comentaris

  • luis.perecruz 30/01/2020

    Bonitos paisajes tras una tremenda tormenta.

  • Foto de manuelruizapatero

    manuelruizapatero 31/01/2020

    Ruta muy interesante

  • Foto de Julio G. de I.

    Julio G. de I. 31/01/2020

    Muestra gráfica de un hecho histórico

  • sofia salas 01/02/2020

    Interesantísima ruta muy bien documentada, tanto en sus aspectos paisajísticos y los desmanes en la naturaleza por el Gloria, como los aspectos históricos.

  • Foto de eoc

    eoc 01/02/2020

    Gracias por tu comentario, Sofía.

  • César Argilés 03/02/2020

    He fet aquesta ruta  veure detalls

    Se trataba de ver los efectos de "Gloria". Paseo y meditaciones a lo "Greta T"

  • Foto de RUBEN VIERA VALIENTE

    RUBEN VIERA VALIENTE 05/10/2020

    ¿Cuanto es el recorrido ida y vuelta?

  • Foto de eoc

    eoc 06/10/2020

    Unos 14,5 km. Valora si es época de mosquitos y lleva un buen protector. Ten en cuenta que el periodo de nidificación puede originar restricciones.

  • Foto de Pascal20042

    Pascal20042 13/04/2021

    He fet aquesta ruta  verificat  veure detalls

    Ruta tranquila , para hacerla en familia , sin dificultad

  • Foto de eoc

    eoc 13/04/2021

    Gracias por tu valoración

Si vols, pots o aquesta ruta.