Descarrega

Distància

10,59 km

Desnivell positiu

794 m

Dificultat tècnica

Moderat

Desnivell negatiu

794 m

Altitud màxima

2.135 m

Trailrank

58

Altitud mínima

1.317 m

Tipus de ruta

Circular

Temps

5 hores 41 minuts

Coordenades

1183

Data de pujada

21 de juny de 2021

Data de realització

de juny 2021
Comparteix
-
-
2.135 m
1.317 m
10,59 km

Vista 144 vegades, descarregada 7 vegades

a prop de Cercedilla, Madrid (España)

Marcha realizada el sábado 19 de junio de 2021

La subida hasta la parte alta de los Siete Picos se puede hacer por múltiples variantes desde los cuatro puntos cardinales, y aunque tal vez la más frecuente sea desde el este, partiendo del Puerto de Navacerrada; también hay mucha gente que lo hace en el punto opuesto hacia el oeste, iniciando la ruta desde el Puerto de la Fuenfría. Aunque nosotros ya hemos subido a la cuerda por distintas vertientes, hoy hemos querido hacerlo por una que se nos antoja de las más complicadas, pero divertidas con diferencia. Y es que una vez más, a la hora de valorar la dificultad de una marcha, no nos podemos fijar tan sólo en la distancia recorrida. Y de ahí que en esta ruta, y sin llegar siquiera a los once kilómetros, la dificultad que le pondremos es de moderada, a diferencia de otras rutas que si no pasan de los 16-18 kilómetros y tienen una orografía “normal” las solemos valorar como fáciles.

Se inicia la caminata desde la parte final asfaltada de la estrecha carretera que comunica Cercedilla con Camorritos. En el aparcamiento, que se encuentra justo al lado del GR 10 o Senda de las Encinillas (y que se puede ver a la izquierda), ya hay varios grupos preparándose para iniciar alguno de los recorridos que parten desde esta zona. Nosotros continuaremos con el mismo rumbo noreste de la carretera, que a los pocos metros se convierte en una pista de tierra y en doscientos metros cruza las vías del tren cremallera que sube hasta el Puerto de Navacerrada. Un kilómetro y cuarto después se vuelven a cruzar las vías, para continuar por la misma senda durante trescientos metros más. Tras esos trescientos metros, de ir todo el tiempo con las vías del tren a nuestra derecha, se llega a una zona despejada de árboles, en la que la senda sigue de frente, pero por la derecha destacan tres grandes y altos troncos de pino albar que parten del mismo tronco común, y que deben servir de referente para coger el senderito que por la izquierda, y tras un giro de noventa grados, supone que el rumbo noreste que hemos traído hasta aquí, ahora pasará a ser claramente a norte. Desde aquí, todo el tiempo a la sombra del arbolado y en el que la pendiente va siendo cada vez más marcada, se recorre un kilómetro y medio hasta la Fuente de los Acebos en la Senda Herreros. Todo el tiempo hemos ido dejando el curso del río Pradillo a unos treinta o cuarenta metros a nuestra derecha, aunque haya estado presente todo el tiempo tanto por el sonido de sus aguas, como por la presencia en algunos tramos en los que el camino se acerca algo más hasta su curso. Hasta dicha fuente y la Senda Herreros poco menos de dos kilómetros, en los que se ha salvado un desnivel de unos cuatrocientos metros, y que se han hecho bastante llevadores si se comparan con lo que nos espera a continuación.

Y es que tras seguir durante algo menos de doscientos metros desde dicha fuente y por la misma Senda Herreros, en dirección al Puerto de Navacerrada, y justo a la altura de los Riscos de la Cueva Lirón, que podemos ver a nuestra izquierda, se encuentra encajonado y desafiante por la verticalidad que muestra visto desde abajo, un impresionante callejón, que en realidad se trata del Canal de la X. Queda claro que hay que tomárselo con calma, ya que a su fuerte inclinación hay que añadir la dificultad para progresar entre una espesa vegetación y entre unas rocas que en ocasiones mojadas, y con alguna pequeña trepada invitan a la precaución. A los cuatrocientos setenta metros de recorrido y tras haber salvado un desnivel de unos doscientos cincuenta metros empezamos a acercarnos a la parte media alta del laborioso canal. La inclinación y verticalidad es tan marcada, que mirando para atrás y hacia abajo no se llega a apreciar la parte o zona por la que se ha llegado hasta ahí. Doscientos y poco metros más adelante, y cuando tan sólo nos faltan poco más de cien metros para salir a la cuerda entre el primero y el segundo pico, decidimos desviarnos por la derecha, como opción más viable de salvar este último tramo, que de frente y por la mismo canal se nos hace casi imposible, ya que entre la tupida vegetación y la presencia de grandes rocas somos incapaces de trazar este último tramo de subida.

Es por ello, que desde dicho punto y aún sabiendo que nos supondrá dar un pequeño rodeo, nos salimos por la derecha, pensando que es la mejor opción, como así podemos comprobar tras recorrer un cuarto de kilómetro más hasta salir a la cuerda, muy cerca ya y por la parte derecha del pico Somontano. Una idea de la complejidad que conlleva esta divertida canal, es que al final y para hacer los novecientos metros de recorrido y algo más de cuatrocientos metros de desnivel desde la Senda Herreros hasta el pico Somontano nos ha supuesto una hora y veinte minutos, sin apenas parada alguna, salvo para las fotos y el video de rigor.

Tras reponer las fuerzas a los pies del único de los picos que hemos subido hoy y que tiene vértice geodésico, continuamos por la misma cuerda de los Siete Picos, para a los seiscientos veinte metros llegar hasta la parte intermedia de este conjunto de cimas rocosas.

Otros seiscientos metros después ya nos encontramos en la parte final de este cresterío, por lo que enfilamos la bajada hacia la cumbre y pradera de Majalasna. Ni que decir tiene que si en el tramo anterior de subida por la canal, no nos cruzamos con nadie, ahora son numerosos los senderistas que transitan por la cuerda.

A los trescientos sesenta metros nos cruzamos con la Senda de los Alevines, y medio kilómetro después ya se cruza una pradera de Majalasna, que en muy pocas ocasiones habíamos visto tan solitaria.

Unos pocos cientos de metros después y tras haber recorrido otro corto tramo de la Senda Herreros, se vuelve a conectar con la citada Senda de los Alevines para ya no dejarla en el próximo kilómetro y cuarto hasta Navarrulaque. Desde ahí, y aunque hay dos opciones de bajada hasta Camorritos, preferimos la más directa que no es otra que el descarnado GR 10 o Senda de las Encinillas, que supone poco más de un kilómetro y tres cuartos, todo el tiempo de bajada hasta Camorritos. La otra opción habría sido coger por otro sendero algo más a la izquierda, para conectar con el Camino de la Pata la Cabra.
Intersecció

l. posible desvío por la izquierda antes de Majalasna

Intersecció

f. conexión con Senda Herreros

Punt d'interès

d. fin roquedal en último tramo de subida a la senda

Font

g. Fuente de los Acebos

Intersecció

c. cruce importante de abandono de senda y subida a Senda Herreros

Intersecció

n. abandono de Senda Herreros y bajada por Senda Alevines a NavarrulaqueAJADA

Intersecció

k. parte final cuerda y bajada a Majalasna

Aparcament

a. aparcamiento en Camorritos

Cim

i. Vértice Geodésico del Pico Somontano

Parc

m. Pradera de Majalasna

Parc

ñ. Pradera de Navarrulaque

Risc

b. segundo cruce de las vías del tren

Riu

e. vado de pequeño arroyo del río Pradillo

Foto

j. parte intermedia cuerda de 7 Picos

Foto

h. parte media-alta del Canal de la X

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.