Temps  4 hores 34 minuts

Coordenades 6441

Data de pujada 24 / de maig / 2016

Data de realització de maig 2016

  • valoració

     
  • informació

     
  • Fàcil de seguir

     
  • Entorn

     
-
-
964 m
702 m
0
3,2
6,4
12,8 km

Vista 605 vegades, descarregada 11 vegades

a prop de Tebar, Murcia (España)

Este paso del Romeral, hasta dar con la pista que te acerca al Castillo de Chuecos, no tiene ninguna dificultad, tan solo la desorientación en la que puedes caer por la falta del Sol en un día encapotado y lluvioso. Esto hoy no es problema pues el GPS te guía con precisión.
Cuando terminé de pasar la Rambla del Romeral me encontré con unos trozos de tierra labrada que rodeaban una casa rural y por la que pasaba una pista rural clara y bien cuidada.
Pista forestal que seguí con la vista puesta en girar suavemente a la derecha cuando me aproximaba al Castillo de Chuecos.
Pipo y yo, nos tuvimos que refugiar unos minutos bajo un pino ante la descarga de un corto chaparrón.
Un mal llamado senderillo se pierde y reaparece cuando le viene en gana. Fui girando suavemente a la derecha cuando me aproximaba al Castillo de Chuecos para tomar a cota la revuelta a la izquierda que te permite salvar el barranquillo que lo aísla del llano del Este por el que vas.
Los alrededores del Castillo estaban bastante escarpados y con la lluvia se habían tornado muy resbaladizos.
En la pista que asciende incesablemente hacia el Talayón Chico hay un numeroso grupo de jaulas. Supongo que son para adaptación al medio de especies criadas en cautividad.
La pista forestal es larga y con la suficiente pendiente como para apetecerte hacer algunas paraditas para fotografiar los alrededores.
Un 'pino sillon todo uso' en el que nos refugiarnos unos minutos durante la descarga de un nuevo chaparrón.
En un punto de la pista forestal nace un sendero hacia la izquierda que sin pérdida nos llevó hasta el Poste Geodésico.
Desde el sendero que nos llevó hacia el Poste Geodésico las vistas eran magníficas y al estar el cielo encapotado me permitio hacer unas bonitas fotografias con carencia de sombras.
Las vistas desde la cumbre fueron increíbles en un día lluvioso como aquel. Una capa continua de nubes altas sobre la cabeza, otras bajas rellenando las vaguadas de las torrenteras y otras pululando azarosamente aquí y allá. Fue la increíble visión de una de las numerosas manifestaciones de la prodigiosa naturaleza.
Puede que el agua de esta balsa provenga de un manantial. La verdad es que desconozco este extremo y tan solo hago una suposición.
La vuelta fue rápidapor por la pista forestal que discurre en parte algo más al sur y a menor cota que la de ida. Tan solo unas paraditas para hacer algunas fotografías durante la aproximación a la Rambla del Romeral.
Una corta pendiente y una curva cerrada a la izquierda me llevó a un senderillo que enlazaba con la pista forestal de ida al Castillo de Chuecos.
A la vuelta me empeñé en cruzar por la parte alta de una pedriza que había visto a la ida. Pensé que sería más fácil y resultó ser bastante más enrevesado que por abajo. Si alguien va que pase por abajo, por donde yo pasé a la ida, aunque como el campo, la sierra tampoco tiene puertas, tan solo las que te impone tu capacidad, decisión y prudencia. ¡Due cada cual vaya por donde quiera y pueda!
Una jornada extraordinaria para recargar las 'pilas'.

5 comentaris

  • Foto de Inmaculada Pulet Carpintero

    Inmaculada Pulet Carpintero 25/05/2016

    He fet aquesta ruta  veure detalls

    La próxima vez te acompañare. Es un sitio para repetir.

  • Foto de Juan Pablo Blanco

    Juan Pablo Blanco 30/05/2016

    He fet aquesta ruta  veure detalls

    Una zona llena de incrible vistas. es un privilegio poder hacerla en unas condiciones meteorologicas tan particulares. intentaremos hacerla en otoño.

  • Foto de Paco Blanco Aleman

    Paco Blanco Aleman 30/05/2016

    El 10 de mayo de 2016 decidí ir con mi perro (Pipo) al Talayón. Yo no sabía que había dos Talayones que tan solo están separados por unos 7 u 8 kilómetros y fue la casualidad la que me llevó a dar en el mapa con el que más tarde supe que llaman 'El Talayón Chico'. Bueno, la casualidad y la observación de que en el trayecto pasaríamos por el Castillo de Chuecos. Mi inconsciente diría al ver el topo-mapa: un dos por uno, ¡me lo quedo!
    El caso es que coincidió la fecha de mi plan con un día de la semana de las, hasta un par de semanas antes, inesperadas borrascas que barrieron nuestra península de oeste a este. La verdad es que el tiempo meteorológico no me vino del todo mal, casi todo lo contrario, pues a pesar de madrugar para salir con la amanecida del día, en esta zona y fecha no puedes evitar un torrente solar sobre la cocorota durante la última parte del trayecto que te hace sudar profusamente y por tanto te obliga a llevar una buena provisión de líquido de repuesto.

  • Foto de Paco Blanco Aleman

    Paco Blanco Aleman 30/05/2016

    Dejé el coche en la D9, cerca de una finca vallada. Cogí la mochila y le di careo al perro que pareció adivinar hacia dónde íbamos a pesar del chispeo continuo que se mantuvo durante casi toda la sesión, redondeado por un par de chaparrones que nos obligaron a resguardarnos en sendos pinos.
    A los pocos minutos, cuando me adentré en el costero de bajada de la Rambla del Romeral me percate, afortunadamente pues habría perdido los datos del recorrido, de que no había puesto a grabar la sesión en el GPS de Geonaute que suelo llevar en la muñeca. Como es natural lo puse en marcha. Este paso del Romeral, hasta dar con la pista que te acerca al Castillo de Chuecos, no tiene ninguna dificultad, tan solo la desorientación en la que puedes caer por la falta del Sol en un día encapotado y lluvioso. Esto hoy no es problema pues el GPS te guía con precisión.

  • Foto de Paco Blanco Aleman

    Paco Blanco Aleman 30/05/2016

    Alcanzada la pista forestal la seguí con la vista puesta en girar suavemente a la derecha cuando me aproximaba al Castillo de Chuecos para tomar a cota la revuelta a la izquierda que te permite salvar el barranquillo que lo aísla del llano del este por el que vas. Un mal llamado senderillo se pierde y reaparece cuando le viene en gana. En este tramo, Pipo y yo, nos tuvimos que refugiar unos minutos bajo un pino ante la descarga de un corto chaparrón.
    Los alrededores del Castillo estaban bastante escarpados y con la lluvia se habían tornado muy resbaladizos por lo que la visita fue corta y con prontitud nos fuimos hacia el Talayón Chico, poniendo mucho cuidado en no resbalar al bajar por la empinada cara oeste y evitar descender a arrastraculo o dando volteretas entra tochas de esparto y romero.
    Una vez en la pista que asciende incesablemente hacia el Talayón Chico hay un numeroso grupo de jaulas. Supongo que son para adaptación al medio de especies criadas en cautividad. Más adelante nace un sendero hacia la izquierda que sin pérdida nos llevó hasta el Poste Geodésico, no sin tener que volver a refugiarnos unos minutos en otro hermoso pino por la descarga de un nuevo chaparrón.
    Las vistas desde la cumbre fueron increíbles en un día lluvioso como aquel. Una capa continua de nubes altas sobre la cabeza, otras bajas rellenando las vaguadas de las torrenteras y otras pululando azarosamente aquí y allá. Fue la increíble visión de una de las numerosas manifestaciones de la prodigiosa naturaleza.
    La vuelta fue rápida. Unas fotografías en una balsa y la aproximación por la pista forestal a la Rambla del Romeral que me empeñé en cruzar por la parte alta de una pedriza que había visto a la ida. Pensé que sería más conveniente y resultó ser bastante más enrevesado que por abajo. Si alguien va que pase por abajo, por donde yo pasé a la ida.

Si vols, pots o aquesta ruta.