• Foto de Sierra de Grazalema. UTSB 'Bandolerita' 2018. IBP 184
  • Foto de Sierra de Grazalema. UTSB 'Bandolerita' 2018. IBP 184
  • Foto de Sierra de Grazalema. UTSB 'Bandolerita' 2018. IBP 184
  • Foto de Sierra de Grazalema. UTSB 'Bandolerita' 2018. IBP 184
  • Foto de Sierra de Grazalema. UTSB 'Bandolerita' 2018. IBP 184
  • Foto de Sierra de Grazalema. UTSB 'Bandolerita' 2018. IBP 184

Temps  12 hores 15 minuts

Coordenades 3718

Data de pujada 5 / de març / 2018

Data de realització de març 2018

  • valoració

     
  • informació

     
  • Fàcil de seguir

     
  • Entorn

     
-
-
1.464 m
223 m
0
11
21
42,04 km

Vista 271 vegades, descarregada 13 vegades

a prop de Prado del Rey, Andalucía (España)

Nuestra participación en la Ultra Trail Sierras del Bandolero en su modalidad de 81 km o "Bandolerita" ha estado marcada por la tremenda borrasca "Emma" que ha dejado lluvias y viento durante casi una semana en toda Andalucía. Tanto es así que obligó a la Organización a modificar el recorrido de la carrera larga por desbordamiento de un río y, el mismo día de la carrera, a primera hora del Domingo, se dio por neutralizada la prueba para las dos categorías en El Bosque por desbordamiento de otro.

El sábado amaneció nublado aunque con algún claro... durante la noche apenas había llovido, lo cual nos hizo albergar la esperanza de que la climatología nos diese una tregua durante la carrera. Tomamos la salida a las 11 h desde la plaza de la Constitución de Prado del Rey: increíble el ambientazo y la expectación de corredores y publico.

El tramo 1 hasta El Bosque discurre en su mayoría por pistas. A pesar de encontrar ya bastante barro pudimos correr durante buena parte del mismo. Llegamos al avituallamiento de El Bosque sin incidencias y comenzamos a afrontar el tramo 2 (que ya había sido modificado por la Organización unas semanas antes para bordear el pico Albarracín por un terreno menos abrupto que el previsto en un principio). Duras rampas en gran parte del primer tercio de ese tramo pero que superamos bastante frescos. En la cota más alta del tramo comenzó a llover débilmente por lo que nos enfundamos los chubasqueros. Tras una larga bajada pasamos por un avituallamiento intermedio tras el cual remontamos un pequeño collado y comenzamos a bajar hacia Llanos del Campo.... en esta parte del Tramo comenzamos a encontrar muchísimo barro y balsas de agua en todo el sendero. La bajada final hasta Llanos del Campo la hicimos con cierta dificultad porque el terreno estaba bastante impracticable.

Una vez en el área recreativa de Llanos del Campo paramos en el avituallamiento allí instalado. Bebemos y comemos y comenzamos a afrontar el Tramo 3 (Llanos del Campo-Puerto del Boyar) con lluvia persistente. La primera parte con pendientes más pronunciadas estaba bastante mas limpia de barro.... pero al cruzar la carretera comenzamos a recorrer un sendero infernal lleno de barro y agua por todas partes. A pesar de ello llevamos buen ritmo para pasar el primer corte en tiempo. Un par de kilómetros antes de llegar al Puerto del Boyar, con una lluvia cada vez mas fuerte y una niebla que empezaba a caer, atravesamos la parte mas embarrada del sendero (había alguna poza de barro que no podía vadearse en la que nos hundimos casi hasta la rodilla). Una vez en el Puerto del Boyar nos dirigimos al avituallamiento para comer, beber y cambiarnos de ropa (Rafa Luque nos esperaba allí). Entramos en el corte con 1 hora y 30 minutos de ventaja sobre el horario de eliminación: mucho mejor de lo que habíamos previsto, mas aún teniendo la climatología tan adversa. Cuando salimos del avituallamiento lo hicimos con 1 hora de ventaja, es decir, teníamos 6 horas para afrontar el Tramo 4 (Boyar-Villaluenga).

Partimos del Boyar Ana, Manoli y yo (Rafa D. tuvo que abandonar aquí por lesión), conscientes de que nos íbamos a enfrentar al Tramo más duro de toda la carrera en unas condiciones atmosféricas malísimas: lluvia muy fuerte, viento casi huracanado en el collado del Simancón, frio, niebla..... sumado a mucho barro y agua en el trazado. Para colmo haríamos casi todo el tramo de noche.

Llegamos bastante rápido al Puerto de las Presillas y bajamos al Endrinal por un barrizal. Desde ahí comenzamos a ascender el Simancón, ya casi de noche. Llegamos al collado en plena noche, con los frontales encendidos. Alcanzamos a un corredor que se unio a nuestro grupo para no pasar solo este difícil tramo. A partir de aquí el viento y la lluvia arreciaron de lo lindo: entre ambos casi no nos dejaban ver a mas de 10 metros. En el Collado del Simancón nos encontramos a Alfonso Cabrera que estaba allí velando por los corredores a pesar del temporal que estaba soportando durante horas.

Una vez dejamos atrás el Simancón el infierno de lluvia y viento se vio empeorado por unas navas que estaban hasta las trancas de agua y barro.... en mitad de la noche atravesamos varias correntias de agua que nos llegaban hasta casi las rodillas. A veces el sendero coincidía con un torrente de agua por el que había que caminar. Otras veces éramos incapaces de distinguir las balizas porque estaban enredadas en las ramas o porque el viento se las había llevado...... una odisea con algún que otro momento de autentico miedo (llegamos a despistarnos un par de veces y nos costó volver a encontrar el camino correcto; la suerte es que ya habíamos entrenado ese tramo unas semanas antes y recordábamos algunas referencias). Mantener la verticalidad era complicado: yo me caí un par de veces sin consecuencias; el muchacho que se unió a nosotros se cayó por lo menos 9 ó 10 veces, también sin consecuencias; Ana y Manoli, mas prudentes, consiguieron mantenerse sin probar el suelo.

La alegría nos invadió cuando llegamos a la zona rocosa que marca el inicio de la peligrosa bajada a Villaluenga. Alegría porque el barro se acababa ahí... también cesó el viento y la lluvia cuando comenzamos a descender. Lo hicimos con mucha prudencia porque una caída en esa zona se convierte en una fractura. Por suerte bajamos sin incidencias. Llegamos al avituallamiento de Villaluenga tras 5 horas de infierno, bien físicamente pero agotados psicológicamente. A pesar de todo llegamos dentro del horario de corte, con 1 hora de antelación sobre el tiempo de eliminación.

En el avituallamiento nos esperaban Rafa L. (nuestro apoyo durante la carrera) y Rafa D. (que había abandonado en El Boyar). La alegría en sus caras cunado nos vieron no podía disimularse..... supongo que la nuestra, al verlos a ellos, tampoco.

Tras valorar las condiciones climáticas los 3 que quedábamos decidimos abandonar en ese avituallamiento (menos mal, porque poco después se desató el diluvio universal que duró caso toda la noche). Tras comer, beber y cambiarnos de ropa dejamos la carrera con un sentimiento agridulce, sabedores de que en otras condiciones meteorológicas la habríamos acabado sin problemas.

1 comentari

  • Foto de Ana Maria Ocaña

    Ana Maria Ocaña 05/03/2018

    He fet aquesta ruta  veure detalls

    Una carrera durísima, mas aun con tan desfavorables condiciones climatológicas.

Si vols, pots o aquesta ruta.