Temps  11 hores 50 minuts

Coordenades 1491

Data de pujada 24 / de febrer / 2015

Data de realització de juny 2014

-
-
1.202 m
11 m
0
19
38
76,03 km

Vista 731 vegades, descarregada 5 vegades

a prop de Calnegre, Murcia (España)

Hoy sabíamos que nos tocaba rodar con la más fea; pero como dijo uno de los compañeros de viaje, había que pasar por aquí, y punto.
Y es que el terreno que nos tocaba recorrer hoy, era de todo menos agradecido. Calor y polvo, en un inmenso erial, predesértico, que en muy pocos puntos era agradable de recorrer. Eso sí, la parte final, espectacular, y ganas que le tenía.
Rodamos unos primeros kilómetros pegados a la costa, para enseguida girar hacia el interior y empezar a rodar kilómetros y más kilómetros rodeados del plástico de los invernaderos y terrenos cultivados. Aunque también eran bastante abundantes los campos que la falta de agua había obligado a dejar de cultivar.
Y como estábamos en plena recolección de sandias, nuestro más sincero agradecimiento al magrebí que nos obsequió con tres hermosas sandías, que no sabíamos donde cargar, pero que encantados nos llevamos. Y sí, el dueño del campo estaba allí; lamento este comentario, pero por si alguno ha pensado que “claro como no eran suyas” o “a saber de donde las habría sacado”, ahí queda.
Y adelante, adelante, por buenas pistas con pocas sombras, íbamos ganando altura lentamente hasta llegar a las Casas del Calar, punto a partir de donde las cosas se pondrían un poco más serías.
Por delante teníamos la Sierra de las Herrerías, y si bien del collado nos separaban 200m y 3500m (5’8%), durante kilómetro y medio apenas ganamos altura, estando lo más duro en la parte final, donde se llegaba a pendientes del 8%. A pesar de tener algún puntito de dureza, la verdad es que se subía muy bien, sobretodo agradeciendo que gran parte de la subida más dura la hacíamos protegidos por la sombra de los pinos. Alcanzamos la zona de las minas, y era de agradecer contemplar éste vergel en medio del erial que nos rodeaba. Desde aquí a la Atalaya, un descenso bastante rápido y con algún tramo del camino un pelín deteriorado, pero sin mayor importancia.
Salimos de la Atalaya, y poco antes de llegar a La Majada, desvío hacia el cementerio por el camino de los Alamicos, para afrontar la subida a la Sierra del Águila, con parada obligatoria bajo la sombra del único pino que encontramos, al lado del cementerio, para dar cuenta de las sandías, que por cierto estaban buenísimas y fresquitas. Gracias de nuevo.
2600 metros teníamos para superar los 260 metros que teníamos de desnivel, con un pendiente media del 10%, con tres tramos muy diferentes, tanto en perfil como en el estado del terreno. Así los primeros 1400 metros tenían una pendiente media del 4.6% y buen terreno; los siguientes 700 metros se complicaban bastante, con el suelo bastante suelto, y una pendiente media del 13.7%; para llegar a los últimos 1500 metros, con el suelo malo hasta llegar a la cancela de la Quinta Aguiar (coto de caza), mejorando a partir de aquí hasta la cota 480m, con una pendiente media del 6.4%.
Por cierto, no se si la cancela estará siempre abierta, nosotros la encontramos entornada, pero hay un candado. Tenedlo en cuenta.
Y de nuevo nos encontrábamos rodeados de sombra, mientras bajábamos por la rambla de la Quinta, disfrutando del descenso y de aquel precioso lugar que algunos habían elegido para dedicarse a matar animales.
Llegamos a la cancela del otro lado, y lo mismo, estaba entornada, pero con un candado.
Salimos de aquel escollo, y ahora lo que teníamos por delante eran 13 kilómetros hasta Totana de rodar rápido por buenas pistas, asfaltadas en mucho trecho y rodeados de inmensas plantaciones de frutales. La verdad, un terreno aburrido y anodino que nos hacía pedalear muy, muy rápido para salir de allí cuanto antes.
Ya en Totana, comimos en el restaurante “Los Morenos”, en la orilla de la antigua nacional, y la verdad muy bien.
Ya sólo nos quedaba superar la parte más dura de la etapa; pero a la vez la más atractiva: subir a Sierra Espuña, cruzándola por el Collado Bermejo, con sus curvas archifamosas, mostradas en más de una ocasión en la Vuelta a España y en la Vuelta a Murcia.
Teníamos por delante 20km en los que teníamos que superar casi 1000m de desnivel, que al final serian alguno más por esos caprichos de los caminos, de empezar a bajar cuando ya has alcanzado una determinada cota, para volver a subir.
Salimos empezando a ganar altura poco a poco, sin muchas alteraciones del perfil, contemplando por delante nuestro primer objetivo, Aledo, con su majestuosa muralla, vigilando nuestro asedio.
Buenos caminos nos iban llevando hasta allí, pero al llegar a la rambla de Los Molinos, las cosas se complicaron; nos quedaban 1800m para superar los 145m (8% de pendiente) que nos separaban del pueblo, encontrándonos unas durísimas rampas, a la salida del barranco que superaban el 15%, que a estas alturas, nos hicieron apretar los dientes a base de bien.
Tras una breve parada en el pueblo del número 1 de la UCI World Tour, Alejandro Valverde, retomamos nuestro camino y afrontar los siguientes 10km que nos quedaban para llegar hasta el Collado Bermejo, ubicado 600m por encima de nosotros. Durante un par de kilómetros, apenas ganamos altura, pero una vez llegado al cruce que nos enviaba hacia la Sierra, las cosas cambiaron.
Teníamos por delante 8 kilómetros con una pendiente media, y constante del 7%, que a la marcheta no se hicieron duros, aunque sí pesados al tener que hacerlos por asfalto. Pero es lo que había.
Y ahora ya sí; tocaba disfrutar de los poco más de 13 kilómetros que nos quedaban de descenso hasta llegar a El Berro, aunque nos quedaba, llegando a la Casa Leyva un repecho de 1300m con una pendiente del 5’5%, que a estas alturas parecía tener el doble o el triple de la que realmente tenía.
Por supuesto que disfrutamos de las famosas 20 revueltas que dan acceso al collado Bermejo desde El Berro, que tantas veces habíamos visto subir a los profesionales por la tele.
Una advertencia: a todos nos gusta bajar lo más rápido posible, pero esta zona está plagada de animales en libertad, que en cualquier momento pueden atravesarse en medio del camino, por lo que hay que extremar mucho las precauciones.
Poco después de superar esta última dificultad, nos desviamos hacia El Berro, y lo hicimos por el peor punto posible, pues a pesar de ser una camino ancho, tiene bastante pendiente y está en un estado bastante complicado.

Finalmente nos habíamos metido en el cuerpo 76km y 1800m de desnivel.

Fuentes

Pues como los días anteriores, únicamente en los pueblos. Encontramos una en la subida al Collado Bermejo, aunque no caía ni gota. Ya en la bajada hacia El Berro, pudimos repostar en el área recreativa de la fuente del Hilo.

Alojamiento

Camping El Berro
Tel: +34-968-668-038
Mov: +34-639-005-798
Dos cabañas tipo 2 (cama matrimonio y dos literas cada una, 5 plazas cada una) 100€ las dos sin desayuno
http://campingsierraespuna.com/

Añadir que cenamos en el Bar Sierra Espuña, situado al lado del camping, nada más salir a la izquierda. Por 15€ nos pusimos como un abad, y todo exquisito. Muy recomendable


Fotos

https://www.dropbox.com/sh/br27k4n7tsk4i8t/AAAAXK9RB7BehdGp0jz_nLWIa?dl=0

Albergue Puntas de Calnegre
Camino
Bar
D-5
Sierra de las Herrerías
Camino
Camino De Los Alamicos
Camino De Los Alamicos
sierra del Pico del Águila
Camino De Los Muleros
río Sangonera
Camino
Camino
Aledo
Camino
Camino
759 m
camping Sierra Espuña
Calle Lope de Vega y Calle Jacinto Benavente y Carretera
10-JUN-14 10:05:09
Avenida Ginés Campos y Calle San Isidro
Calle Isidoro de la Cierva 15
Avenida Santa 123
Camino De Los Alamicos
09-JUN-14 13:57:16
Calle Barcelona 2
Pista Forestal De La Huerta De Espuña
Carretera y Avenida Ginés Campos
Calle
Calle de la Boquera 12
(albergue Juvenil)
Calle Librilla y Avenida Ginés Campos

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.