• Foto de CIRCULAR POR ESCOCIA. ETAPA 13: ABERDEEN - DUNDEE
  • Foto de CIRCULAR POR ESCOCIA. ETAPA 13: ABERDEEN - DUNDEE
  • Foto de CIRCULAR POR ESCOCIA. ETAPA 13: ABERDEEN - DUNDEE
  • Foto de CIRCULAR POR ESCOCIA. ETAPA 13: ABERDEEN - DUNDEE
  • Foto de CIRCULAR POR ESCOCIA. ETAPA 13: ABERDEEN - DUNDEE
  • Foto de CIRCULAR POR ESCOCIA. ETAPA 13: ABERDEEN - DUNDEE

Temps  11 hores 59 minuts

Coordenades 4715

Data de pujada 20 / de novembre / 2015

Data de realització de juliol 2015

-
-
166 m
-24 m
0
34
68
136,74 km

Vista 655 vegades, descarregada 4 vegades

a prop de Aberdeen, Scotland (United Kingdom)

Hoy desayunamos en el hotel, y a las 8:30h nos ponemos en movimiento. Nos espera otra etapa larga hasta Dundee. Tomamos dirección hacia el puerto para dejar la ciudad de Aberdeen buscando nuevamente la ruta señalizada National Cycle Network 1, que vamos a seguir durante prácticamente todo el día.
Cruzamos el Puerto y el River Dee por el Victoria Bridge, ya siempre en dirección sur. La ruta NCR 1, aunque abierta al tráfico durante buena parte de su trazado, no tiene mucho paso de coches, por lo que la salida de Aberdeen la hacemos bastante cómoda.
El día ha vuelto a amanecer con el tiempo revuelto, lluvia intermitente y una temperatura fresca de unos 12 grados.
A las 11:00 llegamos a la localidad de Stonehaven, de 11.500 habitantes, una ciudad pegada al mar a través de una bonita bahía. Después de asomarnos a la amplia playa buscamos una cafetería para tomar un café y entrar en calor ya que vuelve a llover intermitentemente y el día esta frío.
Continuamos la marcha, y como a un kilómetro de Stonehaven nos encontramos con Dunnottar Castle, una fortaleza inexpugnable sobre el mar. Dunnotar es lo que se podría considerar el castillo perfecto en cuanto a temas defensivos: situado en una isla con barrancos de 50 metros, tan sólo un camino para llegar a su interior, altos muros, y muchos escoceses para defenderlo. O eso pensaban cuando escondieron en Dunnotar las joyas de la corona ante los invasores del siglo XVII, que tuvieron que sacar rápidamente cuando sitiaron el castillo.
Su emplazamiento, a pocos kilómetros de Stonehaven, en la costa este de Escocia, hizo que el castillo de Dunnotar fuera clave para el control del comercio. Actualmente en ruinas, como casi todo en Escocia, se puede visitar su interior, pero tan sólo verlo por fuera merece el acercarse hasta aquí.
Los edificios del castillo que han llegado hasta nosotros corresponden esencialmente a los siglos XIV y XV, pero casi con completa seguridad existió en el lugar una importante fortaleza ya en los llamados siglos oscuros. El castillo de Dunnottar jugó un papel importante en la Historia de Escocia durante la Edad Media y hasta la Ilustración, debido a su posición estratégica que controla las rutas de transporte marítimo hacia el norte de Escocia y también a que por hallarse situado sobre una terraza costera que controlaba los movimientos terrestres que pasaban en una estrecha franja de terreno a los pies de la terraza. El lugar, que actualmente está en manos privadas aunque abierto al público, es visitado por cientos de miles de turistas cada año.
Las ruinas del castillo se extienden a lo largo de un área rocosa de una hectárea y cuarto de superficie que se encuentra prácticamente rodeada por el mar del Norte, en una caída a pico de unos 50 metros.
Las rocas y los entrantes y salientes de la costa existentes al norte y al sur del castillo han sido convertidas en residencia de decenas de miles de aves marinas, lo que convierte a esta extensión de la costa escocesa en un notable santuario de las aves en el norte de Europa, con una amplia diversidad de especies y un elevado número de animales. Algunas escenas de la película Hamlet, con Mel Gibson y Glenn Close, fueron rodadas en el castillo de Dunnottar. También la película Valiente de Disney-Pixar se inspiró en esta locación para su película de la Princesa Mérida
Después de disfrutar un buen rato del maravilloso entorno del Castillo de Dunnotar continuamos costeando y llegamos a Crawton.
Crawton es una antigua comunidad de pescadores en el sureste de Aberdeenshire, abandonado desde 1927. Se encuentra por encima de una playa de piedras . Las ruinas de 23 casas y una escuela son todo lo que sobrevive de la costera aldea en lo alto del acantilado. Crawton se encuentra junto a la reserva natural de Fowlsheugh, que es un sitio de interés científico especial en el Reino Unido .
Continuamos nuestro camino, siempre muy pegados a la costa, con bonitos paisajes con el Mar del Norte de fondo. Cruzamos las localidades de Inverbervie, Gourdon y Johnshaven, y a las 14:30h con 67km en las piernas, alcanzamos la localidad de St Cyrus, que cuenta con una magnifica playa con el mismo nombre. Encontramos un banco en una especie de mirador desde donde se divisa toda la playa, un sitiazo para comer, así que allí desplegamos el habitual embutido, fruta, galletas, patatas fritas, etc.
St Cyrus Plage es una playa magnífica que forma la Reserva Natural Nacional Ciro St, que se extiende al sur de los acantilados y formaciones rocosas de la ciudad de San Ciro, hasta la desembocadura del río North Esk. A la playa se puede llegar por un camino zigzagueante desde el mirador donde hemos montado el campamento.
Retomamos la carretera A92, que coincide con la National Cycle Network 1 y seguimos avanzando hacia el sur.
A las 15:45h llegamos a Montrose, que es quizás la más bonita e interesante ciudad de la región de Angus, rica en historia y con grandes playas tanto al norte como al sur. Se encuentra en la desembocadura de una gran cuenca que es el hogar de una gran cantidad de aves silvestres, como patos, gansos, y cisnes. Tiene una población de 12.000 habitantes
Nada más cruzar Montrose, dejamos las bicicletas en la carretera y nos acercamos andando por una senda hasta el Peñón de San Skeoch, más generalmente conocida como la Roca del Elefante es un dique volcánico erosionado por el mar en forma de elefante. Aunque la roca ígnea es dura, se está erosionando. Es posible caminar a lo largo de la parte superior de la roca en un camino estrecho, pero no es un paseo para los débiles de corazón, especialmente durante las tormentas.
En el camino hacia la Elephant Rock, encontramos uno de los símbolos más reconocibles de Escocia, el Cardo. Y es que lo que podemos considerar una mala hierba puede ser un símbolo nacional siempre y cuando vaya acompañado de unas buenas leyendas.
Nos tenemos que remontar al siglo XIII, cuando el país era gobernado por Malcom I, para encontrar una de las historias que hacen de esta planta una leyenda.
Por aquella época los países nórdicos estaban habitados por vikingos que intentaban expandirse por otras tierras. Y, como no podía ser de otra forma, Escocia fue una de estas tierras deseadas. El rey normando Haakon ordenó la invasión del país, atacando Largs, una población costera situada en la desembocadura del río Clyde.
El plan vikingo era aprovechar la oscuridad nocturna para cercar a los clanes que conformaban el ejército escocés en la zona. Debían avanzar en absoluto silencio ya que la vigilancia escocesa era constante y cualquier descuido despertaría las alarmas en el ejército local. Por ello avanzaban con lo mínimo, en silencio y descalzos en la noche. Y avanzaron hasta que uno de los guerreros pisó un cardo de tal manera que no pudo reprimir un agudo grito de dolor, cosa que alertó a los escoceses y la posterior batalla acabó evitando la invasión. Desde entonces a esta planta la llaman “el cardo guardián” y es el símbolo de Escocia.
De esta leyenda no existe ninguna prueba, pero sí que hay constancia de que esta planta ya se usaba como insignia de la casa Stuart durante el reinado de Jacobo III y que, cuando el rey James IV subió al trono en 1488, la planta ya era un emblema popular.
A pocos metros del Elephant Rock, se sitúa el Dunninald Castle, una casa familiar con un jardín amurallado, en un paisaje planificado de bosques y jardín salvaje. Dunninald fue construido en 1824 por el arquitecto James Gillespie Graham en estilo neogótico.
Unos tres kilómetros mas adelante, nos desviamos por otro sendero y encontramos otro castillo, el Red Castle. La estructura más antigua del Castillo fue construida por el rey Guillermo el León en el siglo XII para repeler las invasiones de los vikingos a Lunan Bay.
El Castillo Rojo se encuentra en un terreno elevado con vistas a Lunan Bay. Inmediatamente al norte del Castillo Rojo esta la desembocadura del Lunan Water. Sólo una parte de la torre rectangular del siglo XV, y un grueso muro de 2 metros permanecen. La torre, en particular, está en ruina.
10km mas adelante llegamos a la ciudad de Arbroath, que cuenta con 24.000 habitantes y se encuentra frente al Mar del Norte, en la desembocadura del río Brothock. Cuenta con un puerto marítimo que es conocido por sus eglefinos (similar al bacalao) ahumados, su construcción naval y el procesado de lino y yute.
Tiene también cervecerías, una fundidora de acero y diversas industrias pequeñas.
La Abadía de Arbroath fue fundada por Guillermo I de Escocia cerca del año de 1178 para un grupo de monjes Benedictinos de la Abadía de Kelso. Fue consagrada en 1197 al fallecido Santo Tomás Becket, a quien el rey había conocido en la corte de Inglaterra. Fue la única fundación religiosa del rey Guillermo, que a su muerte en 1214 fue enterrado frente al altar mayor.
La Abadía fue construida en un periodo de sesenta años, empleando piedra arenisca local. El triforio sobre la puerta es único en la arquitectura medieval escocesa, y está flanqueado por dos torres gemelas decoradas con arcos ciegos. Se trataba de una iglesia cruciforme que medía 276 pies de largo y 160 de ancho (84m x 29m aproximadamente). Los restos actualmente conservados se reducen a la sacristía, del siglo XV, el transepto meridional, parte del coro y el presbiterio, la parte sur de la nave, partes de las torres occidentales y la fachada occidental.
La abadía originalmente presentaba una torre central, posiblemente con una aguja, visible desde varios kilómetros, que serviría además como punto de referencia para barcos. La delicada piedra arenisca de las paredes fue inicialmente protegida con yeso en el interior, y con estuco en el exterior. Estas protecciones desaparecieron hace siglos, junto con gran parte de los detalles arquitectónicos, aunque todavía pueden encontrarse algunos fragmentos desprendidos del edificio, que nos permiten apreciar el efecto original, refinado aunque austero.
La ventana circular de la fachada sur se iluminaba durante las noches, para servir como faro para los marinos.
Desde Arbroath, damos el ultimo tirón para terminar la etapa de hoy en la ciudad de Dundee. Llegamos a las 18:30h, con casi 140 kilómetros de etapa.
Dundee es la cuarta ciudad de Escocia en número de habitantes (aprox. 190.000) y tiene una de las ubicaciones más encantadores del país. Construida alrededor de la colina basáltica que hoy se conoce como Dundee Law. Dundee vivió su época de esplendor entre finales del siglo XIX y principios del XX cuando florecieron la industria del textil, de las conservas (en especial la mermelada) y la prensa. Su declive en la segunda mitad del siglo condujo a un incremento considerable del paro y la decadencia urbana que, aun hoy en día, se dejan sentir. En los años 60 y 70 se construyeron grandes bloques de edificios que desentonan con el resto de edificios y la ciudad fue languideciendo. Desde Newport-on-Tat, cruzando el puente sobre el río Tay en dirección a Edimburgo se obtienen algunas de las mejores vistas de Dundee. Es un paseo agradable, sobre todo si hace buen tiempo, y las vistas de los campos, del río y del skyline de la ciudad valen realmente la pena.
Nuestro hotel, el Aabalree Guest House es un B&B, que está situado en el centro de la ciudad, muy cerca del Puerto, y a 200 metros del RRS Discovery, el famoso navío que llevó en su expedición polar al capitán Robert Falcon Scott y a Ernest Shackleton.

Veure més external

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.