Temps en moviment  6 hores 34 minuts

Temps  9 hores 36 minuts

Coordenades 8040

Data de pujada 7 / de juliol / 2019

Data de realització de juliol 2019

-
-
1.505 m
806 m
0
13
26
52,98 km

Vista 47 vegades, descarregada 0 vegades

a prop de Siles, Andalucía (España)

Salimos de Siles y por cerca de 15 kms por pista abierta y bien asentada para ganar, salvando 900m de desnivel!, el Puntal del Caballo. Hemos subido sin prisas, disfrutando de la fresca mañana, casi siempre emboscados y dándole al pico y no a la pala. Arriba las vistas son impresionantes, con el cerrado valle del Tús y el Desfiladero del Infierno en lo más hondo. Por un rato perdemos el rastro del sendero, y cuando lo encontramos nos espera un bonito curro de bicitrekkin para darle la vuelta al Puntal del Caballo colgados del precipicio. Del otro lado subimos a los Calares y salimos a la Peña Marronera, para enfilarnos de nuevo en bajada. Tiramos un buen rato por pista, los paisajes de ensueño. Más abajo nace un sendero y pronto de nuevo el precipicio y la bici a cuestas. El lento avance tiene su recompensa por los parajes inolvidables por los que pasamos y las vistas únicas del Desfiladero del Infierno. El enorme esfuerzo y bien abajo por fin se gana una pista que nos mete en el Arroyo la Lastra. Intentamos bajar por la senda, pero encontramos todo inundado. El calor y el hambre aprietan, y decidimos dar media vuelta y por pista primero y alquitrán después entramos en el cortijo Lagunicas, donde un lugareño nos informa de que más abajo, en Los Giles, hay bar. Así, le tiramos directos y en su sombra saciamos sed y hambre.
Al levantarnos cargamos agua de la fuente y vamos directos al Camping Río Tús, y más adelante cruzamos el río en Vado de Tús. El sol aprieta fuerte y ante nosotros una cuestón del 18 para ganar La Moheda y más arriba y venga a subir. En un cruce dejamos el GR66 y tomamos una pista a izquierdas con continuos toboganes que nos va acercando al Collado de Bochorna. Pasamos algunas fuentes y hemos de cobijarnos en muchos momentos de las tormentas. No es mucha el agua, pero impresionan los relámpagos a la intemperie. En el Collado decidimos subir al Monte Ardal, para entrar de vuelta en Yeste por detrás de la montaña. La subida no tiene dificultad. La parte mala ya está hecha. Ahora por asfalto ganamos las antenas y el vértice geodésico, con las impagables vistas del mar de montañas que nos rodean. Charlamos un rato con un agente medioambiental que nos pone las pilas para sendear el tramo que nos queda para entrar a Yeste a lo grande y así hacemos.

Veure més external

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.