Temps  5 hores 11 minuts

Coordenades 2689

Data de pujada 31 / de maig / 2015

Data de realització de maig 2015

-
-
1.087 m
539 m
0
8,1
16
32,46 km

Vista 4943 vegades, descarregada 289 vegades

a prop de Aínsa, Aragón (España)

Podremos considerar que dejamos de ser "eunucos del enduro" después de este rutón. Tendremos bien merecidos nuestros galones.



Buena ruta, increíble bajada y mejores senderos. Abstenerse aquellos a los que nos les guste echar pie a tierra o portear.



La valoración de zona zero también nos pareció muy acertada: coincidimos totalmente en que la dificultad está en las subidas y en que hay que tener cuidado con el agua. De las bajadas de estas rutas hablaremos lo justo: hay que saber a lo que se viene, piedras, rocas, escalones, raíces y demás dificultades que para algunos nos resultan muy divertidas. Si buscamos pistas forestales anchas para bajar rectos y zingados, no las encontraremos.

Muy seco así que preved bien de agua. En nuestro caso nos salvó ya que nos pasamos la única fuente en el camino.

La ruta la comenzamos desde Aínsa yendo dirección Boltaña con el río a nuestra derecha. Esta primera parte ofrece buenas vistas al río Ara y una pista poco agradable de rodar por la cantidad de piedras que tiene. En fin, no nos vamos a quejar porque queda lo serio de verdad.

Tras unos 5-6 km llegamos a Margudgued y giramos a la izquierda y en una curva a izquierdas está el desvío perfectamente indicado. Comienza la ruta de los lobos ;-)



El desvío nos deja de llenos en un cauce semi seco del río Sieste durante unos 200-300 metros. En cuanto tengamos oportunidad, se gira a la izquierda y tras otros 300m, desvío a la derecha para iniciar una ascensión corta, dura, explosiva y con mucha piedra suelta que nos va a dificultar la tracción de las ruedas. También hay algún tramo un poco expuesto pero sin mayor riesgo, precaución y sensatez.

Si pensáis que esta cuesta es lo que justifica que la ruta esté catalogada como "roja +" habréis pensado como nosotros, pero os equivocaréis. Las subidas más costosas nos esperan a la vuelta.

Al poco aparece ante nosotros un sendero de subida más agradecido, suave y ciclable.



Llegamos a los 800m de altitud y nos espera 1.5 km de una calidad de sendero a la que no se le puede achacar nada más que no sea eterno. Tiene algún escalón y alguna zona para ir más despacio, pero esta parte es increíble.

Llegamos al cruce principal de la ruta donde continuaremos bajando por una pista que nos llevará ascendiendo a Morcat.



Morcat es otro pueblo a día de hoy abandonado en medio del monte a unos 1100m de altitud. La soledad del sitio es comparable a las grandes vistas que ofrece. Nos preguntamos cómo sería la vida en este sitio y qué duros deberían ser los inviernos aquí.



Tras una pausa, nos preparamos para la bajada. Como nos habíamos acostumbrado al sendero de ensueño anterior, nos enfrentamos a ella con cierta confianza e ingenuidad que empezamos a pagar cuando nos damos cuenta que esta bajada es una Bajada.

Todo una trialera, con rocones, surcos, zetas y alguna pendiente de las que a un miedoso narrador como yo hacen que intentemos agacharnos hasta tocar el sillín con la barbilla.

En un descanso miro el pulso (sí, por mucho enduro que sea esto, llevo pulsómetro como si fuera en carretera) y me llama la atención las 160 pulsaciones a las que iba... bajando, es decir... "sin pedalear" y sólo con la tensión de la bajada y los esfuerzos por mantener la bici en su sitio me he puesto a 160!!!

Todo una bajada brutal, no apta para todos los públicos. El final nos regala unos cuantos metros de puro "flow" que nos deja en el cauce de otro río.

De ahí, a pesar de llevar sólo 21 km, nos notamos cansados. Ante nosotros un repechón senderil que ni nos planteamos afrontarlo: bici a los hombros hasta que salvamos unos 40 m de desnivel. De ahí continúa la subida cada vez menos dura y más rápida hasta bajar de nuevo al cruce.



Remontamos unos cuantos metros por donde hemos venido y cuando se llega a un desvío tomamos el de la derecha.

Si aún tenéis fuerzas y gemelos explosivos tipo TNT, adelante, intentadlo... yo esta cuesta también reconozco que la he hecho a partes porteando. Junto con la anterior, en nuestra opinión, la dureza de estas dos subidas es lo que hace que la ruta tenga ese "plus" de dificultad.

La bajada siguiente tiene el atractivo de atravesar enormes placas de roca ladeándolas y de tener que esquivar otras enormes piedras en nuestro camino. tras este último machaqueo de articulaciones, tendremos un respiro al llegar a una pequeña marga.



Subimos a Guaso y en la propia subida, a 30 m vemos un desvío que indica "variante trial" que lógicamente tomamos. Más piedrones, más diversión, más dolor.



En fin, todo una ruta que ofrece muchos tipos de terreno y que nos convertirá en unos bikers más curtidos de lo que éramos antes sin duda.



La ruta hace un "ocho" y este es el punto central del mismo.

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.