-
-
447 m
1 m
0
29
59
117,63 km

Vista 2703 vegades, descarregada 65 vegades

a prop de Colindres, Cantabria (España)

CUATRO PUERTOS Y DOS TACHUELAS:
Muy buenas a todos de nuevo.
Cuando acabamos una ruta y ya están pidiendo la crónica, es que la ruta ha sido grande, y la de este domingo no podemos desde luego pasarla por alto, así que toca escribir.
Como siempre durante la semana han surgido las dudas de cuándo íbamos a salir, si uno puede el sábado, si a mí me va mejor el domingo, etc. y eso supone como os podéis imaginar varios mensajes de negociación y decisiones normalmente de última hora.
En esta ocasión dejamos pasar el sábado que era por climatología el mejor día, y nos organizamos a última hora para salir finalmente el domingo ¿pero por dónde? ¿Carretera? ¿Montaña?
Pues bien, una vez estudiado el mapa del tiempo y su evolución vimos que la zona donde menos riesgo de lluvia teníamos era la zona de Laredo hacia el interior, así que tiramos una vez más de wikiloc, y en función de los asistentes nos decidimos por carretera y Sergio escogió ruta…nada subir La Bien Aparecida, Fuente las Varas y algo más, a estas alturas de enero…¡ay madre que se mascaba la tragedia jajajaja!
A la ruta se apuntó David, que ya se ha convertido en incondicional del grupo, Fernando que volvía de una lesión y Sergio que se constituyó en protagonista no deseado ;-)
Pero la verdadera sorpresa no fue esa, sino las casualidades de este mundo, que nunca dejan de sorprenderte, y en esta ocasión fue doble.
Resulta que quedamos en salir de Santander con idea de empezar la ruta sobre las 09 de la mañana desde Colindres, aunque no sabíamos exactamente desde donde, y habíamos comentado cuando escogimos la ruta que quizás nos cruzaríamos con otro compañero por el camino, ya que tenía idea de salir por la misma zona.
Pero como decíamos, las casualidades de la vida, una vez llegamos a Colindres para aparcar y descargar las bicis, en el mismo lugar donde paramos nos encontramos a dos pedazo ciclistas preparándose para salir y claro, no podían ser otros que nuestro compañero Manuel, conocido por muchos por Barón en Bici, y su amigo Juan Antonio…¿Cuántas probabilidades había de aparcar en el mismo lugar?¿y de salir a la misma hora? Ninguna, o casi ninguna, pero ahí estábamos todos juntos y como ellos no tenían pensado ningún recorrido concreto y salían el plan trankilo decidieron acompañarnos…pobres, si lo llegan a saber salen corriendo de verdad jajajaja
Eso sí, verlos era ya un auténtico espectáculo, las equipaciones que llevaban, las bicis que llevaban, e incluso los cascos, que eran una pasada jajajaja.
Tengo que decir, por otro lado que en el mundo del ciclismo aficionado, Manuel es ya leyenda viva, fiel reflejo de que en el ciclismo con constancia y perseverancia puedes conseguir lo que quieras, y él se ha hecho ya un nombre en el mundo de las dos ruedas. Empezó como todos, con la ilusión de su primera bici, hará unos 7 años más o menos, comprando su maillots por internet, y con la idea de ir progresando poco a poco, y madre mía si ha progresado. Hoy en día su reto está en rebajar el tiempo que hizo en la última QH en más de media hora, siguiendo los pasos que le marca personalmente su amigo Chema Arguedas, conocido por sus consejos en los libros Planifica tus Pedaladas.
Y así salimos todos juntos desde Colindres, dirección a Limpias, para ya al poco tiempo, después de solo 7 km, empezar la ascensión al Puerto de Campo Layal, más conocido por la subida a la Bien Aparecida, con una ascensión de unos 7 km.
Y claro, aquí ya se empezaba a ver lo que iba a suponer la ruta para alguno…prometía…Manuel empezó la subida en modo acordeón, o realizando pequeñas series, y Juan fue imponiendo un ritmo suave, ya que venía de un viaje largo en coche y no quería forzar, pero claro, su ritmo suave no era el nuestro, pero nosotros nos dejamos llevar, ¡para una vez que íbamos con profesionales!
Este puerto es llevadero, con pendientes medias máximas del 7% y un par de rampas del 10 y 11%.
Así que llegamos al alto y enseguida rápido descenso para empezar de nuevo, primero con una suave pendiente durante 5 km y luego ya de nuevo la subida de verdad al puerto de Fuente Las Varas, con otros casi 7km también.
En este puerto se desmarcaron David y Juan, y el resto fuimos subiendo a un ritmo algo más suave que ellos, e incluso aprovechamos para hacernos alguna foto también.
La dureza de este puerto viene de algún tramo con pendiente del 9% y alguna rampa al principio del 10% y otra pasada la mitad del puerto del 12%, pero situándolo al principio de la jornada también se sube bien.
Una vez arriba, debate: bajamos hacia Solorzano o seguimos la ruta marcada, y claro a Sergio no hay quien le saque del camino marcado por el GPS, así que nueva rápida bajada y nueva subida al Puerto de Cruz Usaño, de unos 4,5Km de longitud más o menos, con un par de rampas del 10%.
En este puerto ya Sergio empezó a dar síntomas de pequeña debilidad, todavía poco apreciables, pero ahí estaban...¡Y es que no llevábamos ni 50Km y ya habíamos subido 3 puertos!
Una vez arriba, foto de grupo y descenso hasta Ramales, a poco más de 11km de distancia, apretando en algún pequeño tramo y por primera vez Los Trankilos paramos en medio de una ruta a tomar un café caliente con un trozo de bizcocho, gentileza de Manuel y Juan, que nos explicaron que todo ciclista que se precie hace una parada en el camino y no perdona su café, que de hecho lo hacen hasta los profesionales, y no íbamos nosotros a ponerlo en cuestión!
Así que cafetito para dentro, menos David, que lo cambió por un Colacao, y visto el resultado acertó de pleno jajajaja.
La parada fue de 10 minutos como quien dice contados, y vuelta al camino, salimos de Ramales y tomamos dirección el Valle de Carranza, pasando por Ambasaguas, para iniciar la subida al último puerto de la jornada (que no la última subida).
Y aquí ya vino la sorpresa por lo desconocido…lo que tiene escoger una ruta a última hora es que a veces ni te la estudias, ni la compartes, ni te acuerdas, y claro Sergio ni se acordaba de lo que venía por delante y Fernando y David no lo conocían…así que se hizo largo para alguno, pero interminable para algún otro.
Entre ponte bien y estate quieto fueron casi 14km subiendo, con el Puerto de la Escrita como colofón, que si bien no tenía mucha pendiente, si hizo mella al final.
Y es en estos momentos, y voy a hablar ahora en primera persona, cuando uno empieza a experimentar y a jugar con el sufrimiento, con ese lento pedalear sin fuerzas, cuando uno se nota ya vacío por dentro y piensa en la imposibilidad de todo, en el sin sentido de todo, cuando se da cuenta que a su lado hay un pedazo compañero que en esta ocasión se llama Manuel, que le va animando, le va hablando y distrayendo, que ha sacrificado un día de entreno, una salida, una ruta, por acompañar a un amigo y te sientes culpable por hacerle llegar tarde, pero afortunado por tenerle cerca. Gracias Manu por la subida ;-)
En fin, que finalmente Sergio, acompañado por Manuel, consiguieron subir el cuarto y último puerto de la jornada y ya arriba les esperaban Juan que había bajado un tramo por si se precisaba ayuda y Fernando y David que estaban echándose ya una siesta…
Por cierto, a Fernando ya más o menos le conocemos, y no nos pilla de nuevas, pero lo de David y esta ruta ha sido impresionante, si sigue con esta progresión en dos días se aburre de nosotros…hay que decir que esta ruta para él ha sido su consagración total, ya está a otro nivel.
Si como otras veces empieza motivado, con ganas, y energía y al final podía pagar ese sobre esfuerzo del principio, esta vez nada de nada, aguantó como un campeón y al final todavía tiraba del grupo sin dar muestras de debilidad, asustado nos ha dejado…
Bueno, como decía, una vez en lo alto del puerto de la Escrita, bajada y largo llaneo en descenso, donde Sergio recuperó fuerzas para colocarnos uno al rebufo del otro y bajar manteniendo un ritmo, sin apretar demasiado, pero sin dejarse llevar, la verdad que muy divertido, todo hay que decirlo.
Y finalmente antes de llegar acabar la ruta, todavía nos quedaban las dos tachuelas para rematar la jornada, la subida de Oriñon (o Alto de Candina) y la subida de Liendo (o Tarrueza), donde Sergio volvió a sufrir, pero ya algo más recuperado.
Y por fin, llegada a Colindres pasando por Laredo, completando una ruta de unos 118Km, subiendo 4 puertos y dos tachuelas, y llegando, aunque alguno acalambrado, con la satisfacción de haber finalizado una fantástica ruta, de gran belleza, grandes subidas y grandes bajadas y por supuesto con una gran compañía.
A sufrir también se aprende… ¡gracias a todos compañeros y hasta la próxima!
P.D.: Los perfiles de los puertos están sacados de la página web de Altimetrías y del Blog de Recorridos Ciclistas Cantabria

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.