Temps en moviment  una hora 37 minuts

Temps  2 hores

Coordenades 921

Data de pujada 19 / d’agost / 2019

Data de realització de juliol 2019

-
-
37 m
4 m
0
1,4
2,8
5,51 km

Vista 64 vegades, descarregada 7 vegades

a prop de Santa Cruz de Tenerife, Canarias (España)

SANTA CRUZ DE TENERIFE

Tenerife tiene corazón, el centro desde donde conocer el espíritu de la isla, el lugar imprescindible para no perderte nada. Si te gusta descubrir los lugares auténticos en tus viajes, éste es tu sitio; cosmopolita, histórica, culta, lugar de ocio y compras. Disfrútala descubriendo el verdadero corazón de Tenerife.

Santa Cruz de Tenerife es la capital de la isla desde 1883. Anteriormente la capital era la Laguna. Santa Cruz es una ciudad para pasearla sin demasiadas pretensiones. Te recomendamos que te lleves apuntados los lugares que hoy te enseñaremos qué ver en Santa Cruz de Tenerife, pero no te olvides de disfrutar de las terracitas de la ciudad y de la exquisita gastronomía canaria.

La mayor parte de la superficie que abarca esta zona de la ciudad se encuentra protegida como Conjunto Histórico, denominado Antiguo Santa Cruz, porque en él se encuentra una parte muy destacada de su patrimonio arquitectónico, que representa la esencia histórica de la ciudad. Paseando por sus calles podemos contemplar, desde ejemplos de arquitectura doméstica canaria, hasta obras propias del eclecticismo de principios del S.XX.
Se puede observar en la zona:

PLAZA ESPAÑA

La plaza original fue construida sobre el terreno que ocupaba el Castillo de San Cristóbal, derruido en 1928. Ya en la década de los 40 del pasado siglo, finalizada la Guerra Civil Española, se inaugura la nueva plaza, presidida por el Monumento a los Caídos, de claro estilo monumental franquista. En 2006 se remodeló toda la zona en la que se ubica la plaza, según el diseño de los arquitectos suizos Herzog & de Meuron, quedando integrada en un mismo espacio, junto a la Plaza del Cabildo y la Alameda del Duque de Santa Elena, ocupando un lugar central un lago de agua salada con una fuente a modo de géiser en su interior.

MONUMENTO A LOS CAÍDOS

El monumento a los caídos del 25 de julio de 1797, popularmente conocido como "El Grito" o "La mujer embarazada", es una escultura de bronce que conmemora la victoria de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife sobre el ataque del Almirante Horatio Nelson en 1797.

La obra fue esculpida por el ya fallecido artista cubano de padres españoles, Manuel Bethencourt en 1997, al cumplirse el segundo centenario del fallido ataque inglés.
La obra ha sido reubicada varias veces, desde su primera colocación hasta su reparación den 2011, cuando volvería a ser ubicada en la entrada del muelle de Santa Cruz.
Todas las piezas que la componen han sido realizadas en bronce y fundidas en la isla de Tenerife.

EDIFICIO DEL CABILDO INSULAR

La Corporación Insular demandaba desde su constitución, en 1912, un edificio que acogiera la vida política y administrativa de la Isla, para lo que se abrió un concurso público. La propuesta ganadora, firmada por José Enrique Marrero Regalado, fue la única que no se enmarcaba dentro de los cánones racionalistas, quizás porque la institución buscaba un lenguaje más acorde a lo monumental como metáfora del poder. El arquitecto demostró el dominio del lenguaje y su integración en el skyline de la ciudad, que dieron como resultado la creación de un inmueble hoy emblema para la sociedad tinerfeña.

CASTILLO DE SAN CRISTÓBAL

Cuando se realizaban los trabajos de remodelación de la Plaza de España se encontraron los restos de la muralla que protegía el Castillo de San Cristóbal, eje de las fortificaciones defensivas de Santa Cruz. Este centro de interpretación explica el sistema defensivo de la isla, contextualiza el propio castillo, y expone el mítico cañón “El Tigre” que, según la tradición popular, fue el responsable de herir en el brazo a Horacio Nelson durante la gesta del 25 julio de 1797.
La entrada es gratuita y se puede visitar de lunes a sábado de 10:00 a 18:00 (domingos cerrado).
Más información en www.museosdetenerife.org

FUENTE DE LOS DELFINES

La fuente de mármol de Carrara, realizada en Génova para ornamentar la Alameda del Duque de Santa Elena, en 1787, recibió el nombre de Los Delfines porque su remate estaba coronado por tres cetáceos. Formada por la pila, de planta hexagonal, cuenta con una decoración simple a base de molduras lisas rehundidas que se alternan con cuerpos convexos, a modo de jarrón y remates abocelados en el borde. El pilar, con base triangular, destaca por una profusa decoración en su centro, a base de gallones, hojas de acanto, roleos y lienzos colgantes. La parte superior, coronada por una taza compuesta por tres conchas, resalta por tres delfines que apoyaban sus cabezas mientras sus colas estaban entrelazadas en el aire. El conjunto está enclavado en un barroco tardío sin grandes aportaciones decorativas y con algunos detalles que avanzan un neoclasicismo próximo. En la actualidad, se han suprimido las gradas que la elevaban del suelo y le daban realce, así como los delfines que la coronaban y por donde salía el agua.

PLAZA DE LA CANDELARIA

El origen de este espacio se remonta a principios del siglo XVI, cuando fuera patio de armas del desaparecido Castillo de San Cristóbal, aunque no es hasta el siglo XVIII cuando aparece como espacio público. A lo largo de su historia ha tenido varios nombres: Plaza del Castillo, Plaza Real, Plaza de la Constitución. Aunque quizás el más popular, y que todavía muchos chicharreros utilizan es de Plaza de La Pila, por la fuente que abastecía de agua a los habitantes de Santa Cruz y a los barcos que fondeaban en su puerto, que, ademásfue el primer elemento ornamental en espacio público con el que contó la ciudad. No es hasta 1956 cuando recibe su nombre actual, en homenaje a la patrona de Tenerife y de las Islas Canarias.
En su entorno destacan algunos inmuebles de gran valor patrimonial, como el Palacio de Carta, el Casino de Tenerife o el edificio del Círculo Mercantil (hoy sede de la Cámara de Comercio) y, sin duda, el monumento del Triunfo de la Candelaria, que representa la aparición de la Virgen y la conversión de los menceyes guanches.

IGLESIA DE SAN FRANCISCO Y FICUS

La iglesia de San Francisco -parroquia desde 1869 y hasta 1835 templo conventual de los frailes franciscanos- es el edificio más notable que existió en el barrio de El Toscal hasta bien entrado el siglo XIX, constituyendo junto a la inmediata Capilla de la Orden Tercera un referente inigualable para la espiritualidad seráfica en el Archipiélago. En el interior pervive el ornato conferido en tiempos del convento, aunque durante los siglos XIX y XX se ubicaron en la iglesia retablos del convento de Santo Domingo e imágenes de diverso origen.

Es la segunda iglesia más famosa que ver en Santa Cruz de Tenerife, tras la iglesia de la Concepción. Se encuentra en la Plaza de San Francisco donde también está el convento de San Pedro Alcántara (hoy día el Tribunal Superior de Justicia de Canarias). La plaza tiene una vegetación exuberante con unos ficus de raíz trepadora que llaman mucho la atención. Las ramas de estos ficus se convierten en raíces cuando tocan el suelo.

MUSEO MUNICIPAL DE BELLAS ARTES

Los orígenes del museo de Bellas Artes existente en Tenerife se remontan a inquietudes manifestadas por intelectuales y eruditos muy diversos del siglo XIX, quienes anhelaban contar con un espacio de exhibición permanente para el arte de su tiempo, preferentemente, la pintura y la escultura. Hoy en día se configura como un centro ineludible para conocer la plástica desarrollada en Canarias, así como un testimonio palpable de los avances que la sociedad isleña de los siglos XIX y XX adquirió en materia artística o cultural.

CÍRCULO DE AMISTAD XII DE ENERO

La sede del Círculo de Amistad XII de Enero es uno de los edificios civiles más característicos del siglo XX de Santa Cruz. Obra del arquitecto Mariano Estanga y Arias-Girón, posee un programa ideológico y estético que evidencia la pompa imperial que mejor retrata a la burguesía local de finales del siglo XIX y principios del XX. Lo ejemplar de su traza y la suntuosidad de los espacios lo convirtieron pronto en un lugar de referencia para la sociedad contemporánea.

Es un club elitista donde hay que pagar miles de euros para ser socio de “matrícula” más las posteriores cuotas mensuales. No se puede visitar por dentro si no eres socio; pero su fachada es increíble.

PLAZA PRÍNCIPE DE ASTURIAS

Construida en la huerta del convento franciscano, su diseño se debe a Manuel de Oraá (1860), sirviendo de modelo para otras plazas del siglo XIX. Forma un recinto bien delimitado por muros, pretiles y rejería; la entrada principal aparece flanqueada por dos esculturas alegóricas: la Primavera y el Verano, y en el interior, con quiosco central, crecen laureles de gran porte importados de Cuba (1866).

EDIFICIO LAS TRES MUÑECAS

Cuando en Canarias se estaba experimentando con los nuevos presupuestos de arquitectura racional, Antonio Pintor y Ocete proyectó, en 1927, este edificio de uso mixto por encargo de Bernardo de La Rosa y Erasmo de Armas. Se trataba de una propuesta de gran envergadura para la céntrica calle Castillo, donde el arquitecto despliega todo un repertorio de elementos vegetales que ornamentan los paramentos de fachada, ejemplificada por los dos pabellones de las calles laterales. El edificio denota la madurez compositiva del técnico.

TEATRO GUIMERÁ

En 1847 se formó una comisión para la construcción del teatro municipal. Una de sus primeras decisiones, aun sin disponer de fondos, fue la de encargar los planos al arquitecto Manuel de Oraá. Las obras comenzaron en 1848 y, pese a la inauguración del edificio en 1851, prosiguieron durante veinte años más. Las reformas más importantes corresponden a Antonio Pintor (1911) y a Pedro Schwartz (finales del siglo XX). El primero acometió, entre otras, la construcción del foso y la sustitución de la cubierta.

IGLESIA DE LA CONCEPCIÓN

La iglesia de la Concepción es el edificio más representativo del antiguo Santa Cruz, a la vez que la única e histórica parroquia de la localidad durante siglos. El amplio edificio de cinco naves testimonia el prestigio de los habitantes del lugar y la memoria piadosa de quienes alentaron su construcción, manifestada en multitud de obras que lo decoran. La torre exenta data del siglo XVIII, levantada con diseño del ingeniero Antonio Samper, aunque no pudo concluirse el remate columnario que Diego Nicolás Eduardo concibió para ella a finales de la centuria.

CRUZ DE MONTAÑÉS

La Cruz de Montañés fue donada por el capitán Bartolomé Antonio Méndez Montañés, en 1759, al considerar que este lugar no tenía expuesto al público el símbolo epónimo por el que era conocido. Realizada en mármol en los talleres de Salvador de Alcaraz y Valdés, en Málaga, fue colocada en la parte alta de la plaza Principal, conocida entonces como plaza de la Pila, sobre un pedestal de mármol en grada del mismo material. En 1929, la Cruz sería trasladada a la plaza de San Telmo pero, tras la remodelación urbanística de esta zona, fue llevada al lugar que ocupa actualmente, la plaza de la Iglesia de la Concepción, y escondida tras las rejas del jardín, y sin el basamento que la enaltecía.

FÁBRICA DE TABACOS LA TINERFEÑA

La fábrica La Tinerfeña, de Manuel Herrera, de 1880. Ubicada en la Plaza de la Concepción, en pleno centro de Santa Cruz, dispone de algunos elementos ornamentales, pero en general se trata de un edificio elegante, de ventanales ovalados y tres grandes balcones.

Entre las curiosidades que rodean a esta tabacalera, destaca la publicidad que sobre ella hay en uno de los bancos de la Plaza Los Patos. En sus mosaicos se puede leer: Tinerfeña, Fábrica de Tabacos Manuel Herrera. Plaza de la Iglesia, 13.

MUSEO DE LA NATURALEZA Y EL HOMBRE. MUMA

Este edificio de mediados del siglo XVIII fue en su origen el Hospital Civil de Nuestra Señora de los Desamparados. Enmarcado dentro del núcleo fundacional de Santa Cruz de Tenerife fue un diseño del arquitecto Manuel de Oraá y Arcocha. Dentro de su valor patrimonial destaca su fachada principal, considerada uno de los ejemplos más notables de la arquitectura monumental de clasicismo romántico de las islas. El arquitecto Antonio Pintor amplió una parte en la segunda década del siglo XX.

TEA. TENERIFE ESPACIO DE LAS ARTES

Obra de los arquitectos suizos Herzog & De Meuron y el tinerfeño Virgilio Gutiérrez, fue inaugurado en el año 2008. Su característico estilo con la diagonal como protagonista, sus diáfanas cristaleras, los pequeños vanos geométricos vidriados y las rampas que enlazan los diferentes niveles, otorgan gran dinamismo a un inmueble clave para la arquitectura contemporánea de Tenerife. En él se dan fusión y cabida la antigua y la nueva Santa Cruz y el desarrollo de las artes y la cultura.

ESCULTURA HOMENAJE AL CHICHARRERO

Complejo escultórico llamado Homenaje al Chicharrero ubicado en el exterior del Mercado de Nuestra Señora de África. Chicharrero es el gentilicio de los habitantes de Santa Cruz de Tenerifey es habitualmente utilizado también para referirse a todos los de la isla de Tenerife.

MERCADO NUESTRA SEÑORA DE ÁFRICA

La necesidad de un nuevo mercado para la capital fue el motivo para que el Mando Económico de Canarias promoviera este representativo edificio cuya proyección se debió al arquitecto José Enrique Marrero Regalado. Concebido inicialmente como Feria de Muestras, pronto pasó a cumplir las funciones de recova, aunque se hizo insuficiente para la incipiente población. Lo realmente importante del conjunto es su mensaje: un pueblo canario en miniatura coetáneo a la campaña del tipismo difundida por Néstor Martín Fernández de la Torre.

SEDE DE LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO DE CANARIAS

El edificio que acogiera la sede de presidencia del Gobierno de Canarias en Tenerife tenía que ser un hito representativo de entre el urbanismo de la capital de la provincia. Y ese cometido le correspondió al estudio de arquitectos AMP, que solucionaron la sede institucional por medio de un interesante juego de volúmenes y combinación de texturas y acabados. Lo singular del edificio lo supone el contraste entre el envolvente contemporáneo y la integración de la balconada del siglo XVIII que acoge en su interior.

PALACIO DE JUSTICIA. AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE

Concebido originalmente como Palacio de Justicia, los planos corresponden al arquitecto Antonio Pintor (1898). En 1904, con el edificio en obras, el Ayuntamiento se trasladó a la planta baja, ocupando el resto del inmueble paulatinamente. Pintor recurre en este caso al clasicismo monumental, lenguaje de referencia para edificios institucionales, símbolo de autoridad y de equilibrio. El frontón es obra de Arturo López de Vergara. En el salón de plenos destacan las magníficas vidrieras y el lienzo central de Manuel González Méndez.

AUDITORIO DE TENERIFE ADÁN MARTÍN

Las obras del Auditorio de Tenerife «Adán Martín» comenzaron en 1997 siguiendo un proyecto del arquitecto Santiago Calatrava, e inaugurándose en 2003. Situado en un lugar privilegiado a orillas del mar, su cuidado diseño exterior y su confortable interior hacen de este edificio un hito de la arquitectura del siglo XX canaria. Consta de amplio aparcamiento, sala sinfónica, sala de cámara, camerinos, sala de reuniones y cafetería, todo ello concebido bajo un gusto exquisito y unitario.

Representa un gigantesco barco de vela de mosaico blanco o una majestuosa ola que se escapa del mar colindante.

Su construcción comenzó en 1997 y finalizó en 2003, siendo inaugurado el 23 de septiembre de dicho año por el entonces príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. En un principio se llamó Auditorio de Tenerife, pero en el año 2011 cambió de nombre en memoria del fallecido Presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín.

Cuenta con dos salas acondicionadas para conciertos, musicales y obras de teatro y entre las múltiples personalidades que lo han visitado destaca el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, o el ya fallecido científico Stephen Hawking.

Actualmente es la sede de la Orquesta Sinfónica de Tenerife.

CASTILLO DE SAN JUAN BAUTISTA

Aunque modificada a lo largo de los años, se trata de la única fortaleza que se conserva entera entre las más antiguas que formaron parte de la línea defensiva de la plaza. Su construcción, costeada por el Cabildo de la isla y con aportaciones vecinales, comenzó hacia 1641 y se finalizó en 1643 y, al no haber sido hecho con cargo a los caudales de la Real Hacienda –lo mismo ocurría con el castillo principal de San Cristóbal-, el rey Carlos I concedió el privilegio de poder nombrar a sus castellanos, en contra de lo que era habitual para las fortalezas reales, privilegio confirmado por Carlos II en 1684. Hay constancia de reparaciones en 1685 y de que se hicieron reformas entre 1765 y 1767. Su estructura es de sillería basáltica y dispone de foso que alimenta el agua del mar, con puente de acceso.

En 1788, este enclae estaba artillado con cinco cañones de a 24, dos de a 16 y un mortero de a 9, y estaba guarnecido, incluyendo a los mandos, por 13 hombres, que en caso de guerra se preveía aumentar a cerca de un centenar. Esta fortaleza del flanco Sur de la línea fue la tercera en importancia con que contó la marina de Santa Cruz, siendo las otras dos la desaparecida de San Cristóbal, en el centro –actual plaza de España-, y la de Paso Alto, al Norte del puerto.

En la noche del 24 al 25 de julio de 1797, en ocasión del ataque de las fuerzas mandadas por Horacio Nelson, este castillo casi no tuvo oportunidad de intervenir, pues sólo disparó cuatro cañonazos, con simple intención disuasoria y sin consecuencias, al apreciar que algunas lanchas inglesas de las que llegaron a la desembocadura del barranco de Santos, habían derivado al Sur, acercándose a sus inmediaciones. No obstante, su guarnición se había reforzado con 30 soldados franceses de la corbeta La Mutin –robada del puerto dos meses antes por los ingleses- al mando de uno de sus oficiales.

El paraje en que está ubicado el fuerte era conocido desde los primeros tiempos como Caleta de Negros, sin que exista constancia de la razón de tal nombre, aunque es posible que este topónimo haya contribuido a que el castillo sea también conocido como Castillo Negro. En 1924 se declaró inadecuado para el servicio, y en 1948 se cedió al Cabildo para la creación de un Museo Militar, que no llegó a prosperar en aquel recinto.

Actualmente es propiedad municipal y, aunque su estado de conservación es bueno, no está claro el destino que desea dársele, a pesar de las muchas posibilidades que ofrece.

PARQUE MARÍTIMO CÉSAR MANRIQUE

El Parque Marítimo se ubica actualmente en un tramo del litoral al extremo sur de la ciudad que, calificado históricamente como zona polémica, quedó marginado del desarrollo urbano y restringidas las actividades en él practicadas, a la pesca artesanal de bajura y los resultantes de la ubicación del Lazareto u hospital de aislamiento. Posteriormente, la autorización para la instalación de la Refinería de Petróleo, la cual comenzó a operar en 1930 para sustentar la base de abastecimiento energético de Canarias, hizo de este enclave un lugar marginal dentro de la capital durante muchos años.

Para buscar una solución a este problema se planeó una una ambiciosa operación de saneamiento, felizmente conseguida, mediante la implantación de una zona recreativa y de ocio, al propio tiempo que un jardín botánico denominado Palmetum.

Fue este, por tanto, el origen del Parque Marítimo, el cual abrió sus puertas en 1995, siendo la última y póstuma obra del célebre artista lanzaroteño César Manrique. De su idea original, los ingenieros José Luis Olcina y Juan Alfredo Amigó llevaron a cabo este ambicioso proyecto de más de 22.000 metros cuadrados y que hoy se ha convertido en un símbolo de la capital formando parte del paisaje de la ciudad. Su integración en el casco de la localidad y su cercanía y permanente contacto con el mar, lo convierten en un espacio de belleza única, a la vez que accesible y cercano.

ERMITA DE REGLA

En el año 1643, terminada la construcción del castillo de San Juan, el Cabildo consideró conveniente dotar a su guarnición de un oratorio o capilla en lugar cercano, puesto que entonces aquellos parajes quedaban muy alejados del núcleo de población. Este fue el origen de la actual ermita de Regla, al principio dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe.
La imagen, de origen americano, actualmente conocida como Nuestra Señora de Regla, era de gran devoción entre los marineros, y posiblemente fue donada por el piloto de la carrera de Indias Domingo Díaz Virtudes, quien en 1666 dejó en su testamento un legado de cuatro mil reales para la ermita. En el siglo siguiente su mayor benefactor fue el comerciante y naviero Matías Rodríguez Carta, que dio mayor amplitud a la capilla y sacristía, mejorando los materiales y los ornamentos.

Aquel barrio de pescadores demostraba gran devoción a la Virgen de Regla, especialmente en su festividad que se celebraba el 8 de septiembre, cuya procesión era saludada desde 1666 con salvas desde el castillo. No obstante, su culto decayó en el siglo XIX hasta el punto de que la ermita pasó por un sinnúmero de vicisitudes.

BATERÍA DE SAN FRANCISCO

Justo enfrente del Auditorio de Tenerife Adán Martín se encuentra la Batería de San Francisco, la cual perteneció al sistema defensivo de la ciudad desde el último tercio del siglo XVIII, cuando Santa Cruz era considerada Plaza Fuerte, dado que contaba con una veintena de castillos y baterías que, por diversas circunstancias se han ido perdiendo.
Es un magnífico ejemplo de la arquitectura militar y posee un gran valor histórico, pues estuvo en servicio durante la defensa de la ciudad frente al ataque de la flota inglesa al mando del contralmirante Horacio Nelson en 1797, y está ubicada en el eje litoral de la ciudad en un entorno urbano de fuerte desarrollo.

En la actualidad, se están realizando excavaciones para descubrir lo que existe debajo del manto de tierra que la cubre.

ERMITA DE SAN TELMO

La ermita de San Telmo fue fundada a mediados del siglo XVI por el gremio de mareantes. Al igual que ocurre con otras fábricas análogas, las devociones principales fueron las del patrón, Pedro González Telmo, y la de la Virgen del Buen Viaje. Tipológicamente responde a una fábrica de una sola planta con capilla mayor diferenciada y dependencias anexas. Destacan los trabajos de cantería en la fachada, visible en las esquineras, arco de acceso de medio punto y espadaña de doble vano.
Waypoint

Monumento a los Caidos y edificio del Cabildo Insular

Castell

Castillo de San Cristóbal

font

Fuente de los Delfines

Waypoint

Plaza de la Candelaria

Arquitectura religiosa

Iglesia de San Francisco, ficus y Tribunal Superior de Justicia

Museu

Museo de Bellas Artes

Edifici d'interès

Círculo de la amistad XII de enero

Waypoint

Plaza Príncipe de Asturias

Edifici d'interès

Casa de Las Tres Muñecas

Edifici d'interès

Teatro Guimerá en plaza Isla de madera

Arquitectura religiosa

Iglesia de la Concepción

Waypoint

Cruz del Montañez

Edifici d'interès

Tinerfeña. Fábrica de tabacos

Museu

MUMA museo de la naturaleza y el hombre

Edifici d'interès

Tenerife espacio de las artes TEA

Waypoint

Escultura en Homenaje al Chicharrero

Waypoint

La Recova. Mercado nuestra sra. de África

Waypoint

Homenaje a

Edifici d'interès

Gobierno de Canarias

Edifici d'interès

Palacio de Justicia

Edifici d'interès

Auditorio

Waypoint

Músicos y auditorio

Edifici d'interès

Auditorio

Castell

Castillo de San Juan

Parc

Parque Marítimo César Manrique

Waypoint

Escultura móvil

Arquitectura religiosa

Ermita nuestra señora de Regla

Castell

Batería de San Francisco

Waypoint

Floetel Reliance

Arquitectura religiosa

Ermita de San Telmo

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.