Temps  una hora 18 minuts

Coordenades 303

Data de pujada 31 / de març / 2018

Data de realització de març 2018

  • valoració

     
  • informació

     
  • Fàcil de seguir

     
  • Entorn

     
-
-
1.358 m
1.295 m
0
0,8
1,6
3,19 km

Vista 394 vegades, descarregada 14 vegades

a prop de Zaén de Arriba, Murcia (España)

Accedemos desde la RM 15 Murcia-Caravaca por la MU 702, pasamos Archivel y el cruce al Campo de San Juan, vamos atentos para girar por la derecha a la altura del Cortijo Pernales (dirección Zaen), enlazamos con la carretera que viene del Sabinar hacia Benizar, torcemos en subida hacia Bajil y aparcamos en la entrada al caserío, con una docena de habitantes, en una olmeda y rodeada por la explotación agraria extensiva industrial (espliego para producir esencia que se vende a la industria química y farmacéutica), y una zona de huerta vallada para autoconsumo.

La zona del Campo de San Juan, forma parte de la antigua conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo, el denominado Estrecho Norbético; emergida desde finales del Terciario, presenta unos procesos geológicos que han erosionando y modelando estos parajes, donde la estratificación y fácil disolución de las calizas bioclásticas marinas, han dado lugar a un paisaje exokárstico (simas y torcas) y endokárstico (abrigos y cuevas).

El Calar es una masa de calizas bioclástiscas marinas, con cuevas en la ladera sur y oeste, elevada sobre el Campo de San Juan y delimitada por fuertes declives.

La visita a las Cuevas de Zaén presenta riesgo de caídas y posibles desprendimientos, si venimos con niños, deben venir advertidos y moverse lo más cerca posible de las cuevas, así la visita además de didáctica supondrá una diversión también.

El camino comienza en la aldea de Bajil, por pista en ligero ascenso hacia el Suroeste, rodeados de sabina común o sabina negra (Juniperus phoenicea), cojines de Monja (Erinacea anthyllis), algúna coscoja (Quercus coccifera), rosal Silvestre, esparragueras, retamas, etc.

No faltan en nuestro recorrido los líquenes: Xanthoria parietina (liquen de los muros) y Lecanora muralis, un liquen de talos crustáceos, que crece fuertemente unido al sustrato, soporta ambientes muy extremos, viviendo en superficies expuestas de roca.

Un detalle en el suelo de la pista en forma de pequeños montículos de tierra granulares, nos advierte de la presencia en la zona de las avispas del género Sphex (conocidas como avispas excavadoras o minadoras). Cuando atrapan una presa, la paralizan sin llegar a matarla, inoculándole una parte de su veneno con el aguijón, lo introducen en una madriguera o nido subterráneo, y ponen un huevo dentro del cuerpo de su víctima, al eclosionar se nutre de la presa mientras se desarrolla. La avispa excavadora adulta se alimenta de néctar y polen, siendo beneficiosa para la polinización.

Llegamos a la zona de los escarpes, donde la sucesión de covachas de distintos tamaños en las paredes rocosas es abundante; vemos procesos de escorrentía que han dado lugar a diversos espeleotemas, debido a la disolución y precipitación de carbonatos. Un gran bloque de travertinos se desprendió del techo, en el suelo hay profusión de fósiles; algunas cuevas se usan todavía como refugio de ganado. Otras partes rocosas se hallan oscuras por los arrastres cuando llueve, hay árboles boca abajo creciendo en los salientes, junto a la vegetación rupícola adaptadas a la escasez y penuria hídrica que padecen en estos ambientes, viven en las fisuras, enraizadas en las paredes verticales o en pequeños afloramientos rocosos poco o nada inclinados.

Dado el viento helado que sufrimos no nos detenemos mucho a disfrutar de esta cornisa, plena de procesos erosivos, contemplando las vistas estupendas de los frutales en floración y los campos con sus hileras de lavandas, hemos de marchar a comer los productos de la tierra en algún restaurante de la zona como remate final.

Powered by Wikiloc

Ruta complementaria de la zona: Powered by Wikiloc
En el suelo de la pista en forma de pequeños montículos de tierra granulares, nos advierte de la presencia en la zona de las avispas del género Sphex (conocidas como avispas excavadoras o minadoras). Cuando atrapan una presa, la paralizan sin llegar a matarla, inoculándole una parte de su veneno con el aguijón, lo introducen en una madriguera o nido subterráneo, y ponen un huevo dentro del cuerpo de su víctima, al eclosionar se nutre de la presa mientras se desarrolla. La avispa excavadora adulta se alimenta de néctar y polen, siendo beneficiosa para la polinización.
Sabina común o sabina negra (Juniperus phoenicea), cojines de Monja (Erinacea anthyllis), algúna coscoja (Quercus coccifera), rosal silvestre, esparragueras, retamas, etc.
Xanthoria parietina (liquen de los muros) y Lecanora muralis, un liquen de talos crustáceos, que crece fuertemente unido al sustrato, soporta ambientes muy extremos, viviendo en superficies expuestas de roca.

2 comentaris

Si vols, pots o aquesta ruta.