Temps en moviment  16 minuts

Temps  2 hores 46 minuts

Coordenades 163

Data de pujada 15 / de maig / 2018

Data de realització de maig 2018

-
-
48 m
3 m
0
0,6
1,2
2,44 km

Vista 125 vegades, descarregada 2 vegades

a prop de Pedrouços, Lisboa (Portugal)

Tercer tranco (primera mitad) de Oarso Arte Kultur Elkartea, que sigue con su "formación académica", hoy con Lina, una eficaz guía portuguesa, además de Pablo. Hoy toca gótico manuelino a tope, en Belém. Cambiamos el orden previsto (visita de político extanjero obliga), y en primer lugar veremos la Torre, luego el Padrão dos Descobrimentos y finalmente el Monasterio de los Jerónimos. En el camino a Belém, pasamos junto a LX Factory (que reservamos para el próximo viaje a Lisboa) y vemos algún tranvía, y de lejos, el Palacio de Ajuda, construido como residencia de los reyes, tras el famoso terremoto. Y tenemos a Rafa como fotógrafo "casi oficial".
El Monumento (1972) a los primeros aviadores en cruzar el Atlántico Sur, está cerca de la Torre de Belém; es una avioneta, en honor a Sacadura Cabral y Gago Coutinho, aviadores portugueses que tuvieron el honor de ser los primeros en cruzar el Atlántico Sur en avioneta en 1922, en un trayecto que cubrió la distancia que separa Lisboa (Belém, de donde salieron) de Río de Janeiro (el viaje duró 79 días, en los que sólo volaron 62 horas y media).
De Francisco Arruda y Diogo de Boitaca. Situada a la entrada del río Tajo; realizada tras una estancia en el Magreb, se ven influencias islámicas y orientales, que evocan un exotismo oriental (sobre todo en los garitones o garitas cilíndricas coronadas por cúpulas con forma de gajos de naranja) y que caracterizan el estilo manuelino y marcan el fin de la tradición medieval de las torres de homenaje, formando uno de los primeros baluartes para artillería en Portugal. Era parte de un sistema de defensa triple conformado con el baluarte de Cascais y el fuerte de San Sebastián de Caparica, en la costa opuesta del Tajo.
Gran parte de la belleza reside en la decoración exterior de la torre, adornada con cuerdas esculpidas en piedra, galerías abiertas, torres de vigilancia en estilo mozárabe y almenas en forma de escudos decoradas con esferas armilares, la cruz de la Orden de Cristo y elementos naturalistas, como un rinoceronte, alusivos a los descubrimientos en ultramar. El rinoceronte (que fue llevado a Lisboa poco antes de que se iniciara la construcción de la torre) fue un presente del gobernador de la India portuguesa, Alfonso de Albuquerque, al rey Manuel I. El 20 de mayo de 1515 llegó el animal al puerto de Belém, cerca de donde más tarde se erigiría la torre, en medio de gran interés dado que era el primer rinoceronte en suelo europeo en más de mil años, desde la época del imperio romano.
Cuando la torre dejó de servir como defensa de invasores en el estuario del río Tajo, se utilizó como prisión, como faro, y también como centro de recaudación de impuestos para ingresar a la ciudad. También es conocida como Torre de San Vicente, ya que fue erigida en honor a San Vicente Mártir, patrono de Lisboa. Su nombre original era "Castelo de São Vicente a par de Belém". En el Monumento a los Combatientes (de enero de 1994, del escultor João Antero de Almeida y de los arquitectos Francisco José Ferreira Guedes de Carvalho, Helena Albuquerque y Sidónio Costa Cabral), ante el Forte do Bom Sucesso, se leen los nombres de los cientos de soldados que dieron sus vidas por Portugal.
Padrão: Columna de piedra tallada con las armas de Portugal, que se colocaba en cada tierra descubierta. Este es de 1960 (del arquitecto Cottinelli Telmo y del escultor Leopoldo de Almeida). Tiene 52 m de altura. y con forma de carabela, con escudos de Portugal y de los Avis. En la proa, Enrique el Navegante, con carabela en las manos, y a cada lado, personajes relacionados con los descubrimientos.
Regalo de Sudáfrica en 1960, de 50 m de diámetro. Mapas, rutas de descubridores, galeones, y sirenas. Diseño del arquitecto Cristino da Silva, que ideó un mapamundi gigante de 14 metros, realizado con mármoles de distintos tipos, donde ubica unas carabelas que marcan las distintas rutas que recorrieron los portugueses en sus viajes por el globo.
En los laterales, 20 héroes de los descubrimientos: navegantes, cartógrafos, escritores (como Camões) monjes y reyes (y la reina Philippa de Lancaster, esposa de João I y madre de Enrique el Navegante). Y desde aquí, vistas de vértigo del puente 25 de abril, y de alguna nave sobre el Tajo.
El monasterio fue promovido en 1502 por Manuel I, en homenaje a Vasco de Gama, que llegó a las Indias bordeando África. La fachada Sur ya impresiona en "manuelino", por las ventanas, y sobre todo por la fastuosa portada, en cuyo parteluz está Enrique el Navegante. En el centro, la Virgen con el Niño. En el tímpano, escenas de la vida de san Jerónimo. La portada culmina con san Miguel. El estilo manuelino se caracteriza por la mezcla de motivos arquitectónicos y decorativos del gótico tardío y del renacimiento, visible sobre todo en portadas.
Patrimonio de al Humanidad desde 1983. El interior, con planta de salón ('hallenkirche'), además de panteón de reyes, lo es de Hombres Ilustres, con las tumbas neomanuelinas (1898, Costa Mota) de Vasco de Gama (a la derecha de la entrada) y Luis de Camões, ambas a los pies de la iglesia (y más reciente y austera la de Fernando Pessoa, en el Claustro, desde 1985).
Iglesia de tres naves, en estilo manuelino, construida por Diego Boytac y Juan del Castillo. Ocho soberbios pilares y bóvedas con nervaduras, que dan aspecto de grandes palmeras. La bóveda tiene 25 m de altura en el transepto (y 29 x 19 m, sin columnas centrales). El sarcófago de D Sebastian, del transepto (también sobre elefantes) es parte del Panteón Real (como la de su abuelo D João III). Son de mármol policromo, iniciadao en 1587, y los frontales de altar, de alabastro. Son ejemplo del Manierismo, que inició Jeronimo de Ruão.
La Capilla mayor fue reformada en 1571 por Jerónimo Ruão, siguiendo las trazas proporcionadas por Diogo de Torralva, en estilo renacentista avanzado (mismo estilo que la capilla mayor de la iglesia del monasterio de El Escorial). Prevalece la arquitectura. El retablo incorpora una serie de pinturas manieristas sobre tabla, de Lourenço de Salzedo, de 1572, y un monumental sagrario en plata, del siglo XVII, de João de Sousa. En esta capilla, bajo arcosolios, se encuentran, apoyadas sobre elefantes, las tumbas del rey Manuel I y su esposa María, y las de Juan III y Catalina de Austria.
En el muro del Evangelio, confesonarios con decoración manuelina. El monasterio es el mejor representante de los estilos arquitectónicos tardogótico y protorenacentista en Portugal.
Comenzado por Diogo Boitaca, continuado por Juan del Castillo, de 1517 a 1519, y terminado en estilo más plateresco, por Diogo de Torralva. De planta cuadrada y ángulos cortados, forma un octógono virtual. Tiene dos plantas. Se aprecia el "Horror Vacui", y los tres estilos diferenciados en él, por su dilatado proceso de construcción: el manuelino, el plateresco y el clasicista.
Su realización fue delegada a Leonardo Vaz, bajo los diseños de Castillo. Está cubierto por una buena bóveda polinervada. Sus paredes están decoradas con la línea de una soga y con azulejos del siglo XVIII (que narran la historia de José y sus hermanos). "San Jerónimo" (s. XVII) de Avelar Rebelo, y "Adoración de los pastores" (s. XVI), anónimo
En una de las capillas del ala oriental, la tumba de Fernando Pessoa (1888 - 1935), traído aquí en 1985 desde el Cemitério dos Prazeres (en la freguesia de Prazeres, cerca del barrio de Campo de Ourique), de donde también se llevaron a Amalia Rodrigues (al Panteão Nacional), y donde sigue Antonio Tabucchi.
Fue diseñada también por Castillo. Hoy tiene la tumba de Alexandre Herculano (1810-1877), historiador, escritor, político liberal y primer alcalde de Belém.
Se muestra además del Túmulo (de Eduardo Augusto da Silva; desde 1888), la exposición "Alexandre Herculano - guardar a memória, viver a História". En uno de los ángulos, cerca del refectorio, la monumental fuente para lavarse los jerónimos antes de las comidas, presidida por un león (símbolo de San Jerónimo),
Se accede desde el claustro. Crucifijo de Philipe de Vries, (s. XVI), en madera policromada. Sillería de Diogo Torralva, con temas religiosos y profanos. La balaustrada, desde la que hay una espectacular vista de la iglesia, es de 1883 (reconstruida tras el terremoto de 1755)
Está muy decorado con motivos ornamentales manuelinos, como la letra M (las iniciales M. R. del monarca), la esfera armilar, cabos marineros, temas religiosos, hojas de laurel, las cruces de la Orden de Cristo, además de animales exóticos y monstruos, hornacinas, medallones, etc. Mezcla simbología cristiana y regia.
Tras Diogo de Torralva, también trabajó en estilo más renacentista Jeronimo de Ruão, sobre todo en el piso superior del claustro. De ellos son los detalles clasicistas "a lo romano" (tondos con bustos de emperadores, o según autores, de descubridores portugueses)
Transición de gótico (de Boytac) a Renacimiento, de 1517, con esculturas de Nicolás de Chantarenne, como el Nacimiento, sobre la entrada, la de Manuel I arrodillado, con san Jerónimo a su espalda, y la de María de Castilla con san Juan Bautista, además de santos, veneras, grutescos y volutas.
La "architectura emmanuelina", término usado desde 1842 (por Francisco Adolfo Varnhagen), define este original estilo propio portugués. Pero no todo lo que se ve es original, pues hay mucho producto 'revival' neomanuelino, desde mediado el siglo XIX, fruto de restauraciones historicistas y románticas, muy en boga en la época.

Comentaris

    Si vols, pots o aquesta ruta.